Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
27 marzo 2017 1 27 /03 /marzo /2017 16:15

Para salirnos de la típica tabla de pulpo a feira, sin perder la esencia de la receta lo hice en milhojas de patata.

Vi esta presentación en una publicidad de Angulas de Aguinaga, aunque yo le añadí una muselina de alioli.

La receta original pone las patatas confitadas, que llevan bastante tiempo. Para acortar la preparación o tener adelantada la receta, yo primero cocí las patatas con piel (la noche anterior) y luego las confité cuatro o cinco minutos al momento de hacerlas.

Ingredientes:

Pulpo cocido

1 patata grande por milhojas

1 cucharada de aceite de oliva

Sal gorda

Pimentón dulce y/o picante

1 cucharada de mayonesa de ajo

 Una cucharada de nata ligera

Aceite para confitar las patatas.

Si queremos confitarlas patatas, empezamos pelándolas y cortándolas en rodajas finas. Ponemos aceite abundante en una sartén y echamos las patatas cuidando de que el aceite no pase de 75º-80º.

Yo cocí las patatas el día anterior con piel en agua y sal. Las dejé enfriar y al momento de montar el plato las pelé, las corté en rodajas finas y las puse a confitar en aceite cuatro minutos. Las saqué escurridas (sin poner papel).

Se calienta el pulpo si ya estaba cocido,  y se corta en láminas finas.Aligeramos la mayonesa de ajo con nata.

Montamos las milhojas directamente en el plato donde vayamos a servirlas. Empezamos poniendo una rodaja de patata, encima láminas de pulpo, otra vez patata y rodaja de pulpo. Ponemos tres capas de pulpo y tapamos con una de patata.

Ponemos un hilo de aceite y espolvoreamos con pimentón y unas piedras de sal.

Ponemos una cucharadita de alioli en la milhojas.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
26 marzo 2017 7 26 /03 /marzo /2017 14:21

Berlinas, bombas, pepitos, susos, xuxos… distintos nombres para unos bollitos de masas muy parecidas, normalmente fritas y rebozadas en azúcar. Suelen rellenarse de crema, de  nata o de crema de chocolate.

Lo más destacable de la receta es que van acabadas al horno en lugar de fritas, con la consiguiente reducción de calorías para acallar remordimientos.

 En las recetas que he visto casi siempre la masa va aromatizada con cardamomo, yo he puesto agua de azahar, que le da un sabor que evoca al roscón de reyes, que tanto gusta a María.

Ingradientes:

320g. de harina

14g.  de levadura fresca (o 5 g de levadura seca)

120 ml de leche entera +2 cucharadas

20g. de mantequilla

50g. de azúcar glas

30ml de agua de azahar (2 cucharadas)

1 huevo

Una pizca de sal

Mantequilla fundida y azúcar blanquilla para rebozar

1 cucharada de miel o de azúcar invertido (opcional)

Poner en un cazo la leche, el azúcar y la mantequilla, calentar hasta que se disuelva el azúcar y se funda la mantequilla. Dejar entibiar.

En un bol poner la harina y la levadura, mezclar ligeramente. Añadir la leche tibia, el huevo, la sal y el agua de azahar y el azúcar invertido.

Amasar unos ocho minutos con el robot o con las varillas de amasar eléctricas.

Formar una bola y dejar reposar en un bol enharinado tapándolo con un paño. Se deja reposar hasta que doble el volumen (una hora aproximadamente)

Sacar sobre la mesa espolvoreada de harina, amasar ligeramente para sacar el aire y extender la masa a un grosor de  2 cm aproximadamente.

Con un cortador redondo de 8cm (o con un vaso) cortamos porciones que vamos colocando en la bandeja de horno de horno cubierta con una lámina de teflón o un papel de horno. Colocarlas separadas porque van a crecer.Cuando hayamos cortado toda la masa tapamos la bandeja con un paño y dejamos que leven de nuevo (30-45 minutos).

Precalentamos el horno a 190º poniendo en el fondo un recipiente con agua o poniendo la función vapor si la tiene nuestro horno.

Cuando haya levado la masa pincelamos con leche las berlinas y horneamos unos 10 minutos,  hasta que estén ligeramente doradas.

Fundimos la mantequilla y pintamos las berlinas, a continuación las rebozamos en azúcar.

Podemos rellenarlas con crema pastelera, nata montada o crema de chocolate.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
Belenciaga Belenciaga - en Dulces
Comenta este artículo
25 marzo 2017 6 25 /03 /marzo /2017 16:10

 

Ha vuelto el frio, ¡y qué frio! Y lo que más apetece es un primer plato calentito para entonar el cuerpo.

Las legumbres  con verduras son  bien recibidas y no son nada complicados de hacer.

Para que sean sabrosas al máximo lo mejor es preparar el plato con caldo casero.

Ingredientes:

Garbanzos

Caldo casero de pollo o carne

Repollo

Patata

Sal

Si el caldo es desgrasado se pone un chorrito de aceite.

Refrito de ajo y pimentón (opcional)                                                                                                  

Ponemos a remojo los garbanzos la noche antes.

Ponemos los garbanzos escurridos en la olla y añadimos el caldo, Cocemos 10-12 minutos.

Mientras se cuecen los garbanzos pelamos y cortamos las patatas y lavamos y cortamos el repollo. Cuando ha perdido presión la olla, abrimos  y ponemos la patata y la col, sal y un chorrito de aceite.  Si vemos que han quedado secos ponemos un poco más de caldo.

Cocemos 5-7 minutos y dejamos reposar. Si queremos ponerle el sofrito, echamos un chorro de aceite en una sartén y freímos un diente de ajo cortado en láminas, cuando esté dorado retiramos la sartén del fuego y añadimos el pimentón. Removemos y volcamos en la olla.

Más sencillo imposible, ya tenemos un plato riquísimo y sano.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
22 marzo 2017 3 22 /03 /marzo /2017 18:30

Entre visita y visita de María busco recetas nuevas que le puedan gustar y pruebo a hacerlas antes. Estas shiitake estoy segura que le encantarán. Lástima que las preparara hace dos días, porque llega hoy  inesperadamente (por razones no muy gratas). Espero que aunque es casi una visita de ida y vuelta haya tiempo para repetirla.

Ya hace años que las shiitake se popularizaron en España, y aunque su nombre científico es lentinula edudes, nos llegaron con el nombre japonés shiitakes (hongo del árbol shii).

Si solas ya son un manjar, en compañía de foie y trufaya son para nota.

Ingredientes:

Setas shiitakes

Foie fresco

1 trufa

Concentrado de setas

Copos de patata

Sal

Leche

Aceite

Pan rallado

Huevo batido

Empezamos limpiando las setas y poniéndolas en un cazo con abundante aceite a confitar.

No debe freír, mantenemos a fuego muy suave durante 15 minutos.

Mientras se confitan las shiitakes, preparamos un puré de patata con los copos, la leche, sal y una cucharada de aceite. Debe de quedar espeso.

Picamos la trufa y junto con el concentrado de setas y el jugo de la trufa, lo añadimos al puré y mezclamos  hasta integra bien los ingredientes.

 Salteamos a fuego fuerte el foie cortado en dados, vuelta y vuelta. La grasa que queda de saltear el foie podemos añadirla al puré.

Sacamos las shiitakes y las escurrimos.

Ponemos un trozo de foie sobre cada seta y cubrimos con una cucharada del puré trufado. Lo compactamos con la mano, dándole forma de media esfera.

Pasamos las bolas por pan rallado, luego por huevo batido y volvemos a rebozarlas en pan rallado.

Freímos en el mismo aceite en que se han confitado las setas.Sacamos sobre papel de cocina, antes de pasarlas al plato.

Se toman calientes para disfrutar del foie casi fundido.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
Belenciaga Belenciaga
Comenta este artículo
21 marzo 2017 2 21 /03 /marzo /2017 20:18

Las albóndigas son recetas  casi universales, las nórdicas (las famosas albóndigas de Ikea), las de la cocina árabe y oriental. En nuestra cocina tradicional hay distintas recetas, quizá porque con un mínimo cambio tenemos resultados distintos.

 

Entre tanta albóndiga ponerse de acuerdo es casi imposible.

Albóndigas con tomate

En casa a María las que más le gustan son de ternera con salsa de tomate, yo prefiero la salsa de cebolla, pero hay algo por encima de las diferencias que es que las albóndigas sean jugosas y blanditas.

Para conseguir unas albóndigas jugosas se  necesita añadirles ingredientes como cebolla frita,sofritos de verduras, pisto, queso que se funda bien, yema de huevo, y evitar poner harina o pan rallado en la masa.

Las de queso van muy bien para acompañarlas con pasta. Si usamos quesos curados lo mejor es rallarlos muy finos, si son tiernos o semi curados podemos picarlos en la picadora.

Ingredientes:

300 g de carne de ternera picada

100 g de queso

1 cebolla grande o 2 medianas

1 o 2 dientes de ajo (o ajo en polvo)

Perejil

1 huevo pequeño

Sal

Salsa de tomate casera

Aceite para freír

La salsa de tomate se hace con cebolla picada y pochada, ajo y si queremos perejil. Cuando esté bien pochada añadimos tomate triturado y cocemos unos diez minutos. si no nos gusta encontrar la cebolla, pasamos la salsa por la minipimer.

Hacemos un sofrito con la cebolla picada el ajo y el perejil.

Rallamos o picamos el queso.

Ponemos la carne picada en un bol  y añadimos la cebolla frita, el queso rallado, el huevo y la sal.

Mezclamos  con una cuchara hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

Formamos las albóndigas y las freímos directamente o ligeramente pasadas por harina.

Una vez fritas las pasamos a la sartén  con salsa de tomate.

Si las acompañamos con pasta, espolvoreamos con queso rallado y/u orégano.

Un plato completo rico para niños y adultos.

Espero que os guste.  

Compartir este post

Repost 0
20 marzo 2017 1 20 /03 /marzo /2017 15:38

Las verduras y hortalizas rellenas en casa nos gustan mucho, y salvo para las cebollas rellenas de bonito y las patatas rellenas que las hago a la manera tradicional, y que llevan horas, las preparo en olla rápida y así ya no cabe el pretexto de que dan mucho trabajo.

Uno de los rellenos que más me gustan para los pimientos es el de carne, foie y queso con arroz blanco. Para estos de tamaño mini, dejé el arroz de guarnición para que cupiera una cantidad razonable de relleno.

Ingredientes:

300 g carne picada de ternera

40 g cebolla frita

50 g foie (bloc  o micuit)

50 g queso rallado

1 cebolla grande

1 puerro

45 ml aceite (tres cucharadas)

Un chorro de vino blanco (opcional)

Sal /pimienta

Arroz blanco (guarnición)

Preparamos el relleno mezclando  la carne, cebolla frita, queso rallado, foie y sal. Amasamos para que queden  todos los ingredientes bien integrados. Reservamos.

Picamos la cebolla y el puerro en la picadora y lo ponemos a pochar en la olla con el aceite mientras rellenamos los pimientos.

Lavamos los pimientos y les cortamos la parte de arriba. Quitamos las semillas y con una cucharilla los rellenamos con la mezcla de carne, tapamos con el trozo que habíamos cortado y sujetamos con un palillo.

Cuando esté pochado el sofrito ponemos los pimientos en la olla y añadimos el vino blanco o agua. Ponemos sal si necesitan.

Tapamos la olla y cocemos 10-12 minutos. Dejamos que pierda presión y destapamos.

Sacamos los pimientos a un plato y dejamos evaporar la salsa con la olla destapada. Para que quede la salsa lisa, sin encontrarnos la cebolla podemos pasar la túrmix y dar un hervor.

Servimos los pimientos con la guarnición de arroz blanco y salseamos.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
18 marzo 2017 6 18 /03 /marzo /2017 22:38

Normalmente en el fin de semana tenemos más tiempo libre, y nos gusta hacer una comida un poco más especial, pero también es cierto que nos apetece descansar y no meternos mucho en la cocina.

Se puede compaginar las dos cosas buscando recetas que podamos dejar medio hechas o que sean sencillas y rápidas de preparar.

Un aperitivo rico  redondea un menú de fiesta, y si además  de rico no nos ocupa mucho tiempo ni esfuerzo, perfecto.

Este aperitivo de pulpo creo que reúne todas las condiciones, rico, fácil, y rápido.

Salvo que vivamos en zona costera donde podamos adquirir pulpo de confianza, la solución de comprarlo ya cocido es una buena opción.

  

Ingredientes:

Pulpo cocido

Copos de patata

Queso de tetilla

Mascarpone

Leche

Maizena

Aceite de oliva

Sal

Pimentón

No pongo cantidades porque dependerá de las copas que vayamos a hacer. Para las tres que he preparado indico las cantidades que he puesto.

Ponemos 150 ml de leche (o leche/agua) a hervir con sal y un hilo de aceite. Cuando hierve se aparta del juego y se ponen dos cucharadas de copos de patata, dejamos reposar unos segundos y removemos con las varillas hasta que quede un puré espeso y liso. Reservamos.

En una sarten ponemos tres cucharadas de leche (50 ml) y fundimos el queso de tetilla (30 g). Este queso es bastante ácido y parecerá que se corta, es normal. Añadimos una cucharada de mascarpone y mezclamos. Disolvemos una cucharita rasa de maizena en dos cucharadas d e leche y lo añadimos a la crema, removemos hasta que hierva y lo añadimos al puré de patata.

Mezclamos bien con las varillas hasta que quede un puré cremoso. Lo pasamos a una manga para rellenar las copas.

Llenamos las copas hasta las ¾ partes.

Cortamos el pulpo y lo calentamos sobre agua hirviendo o en el microondas tapado con film. Ponemos unas rodajas en cada copa, con un hilo de aceite de oliva un poco de pimentón (dulce o picante, a nuestro gusto). Ponemos unos granos de sal gruesa.

Ya está el aperitivo para llevar a la mesa.

Si queremos ponerlo como entrante usamos copas más grandes  o en platos hondos.

Aunque me parece que como aperitivo es una cantidad idónea, justo para disfrutar sin llegar a saturarnos.

Espero que os guste.  

Compartir este post

Repost 0
17 marzo 2017 5 17 /03 /marzo /2017 22:45

Un postre para un día que vamos con prisas o que nos surge una comida o simplemente que nos apetece algo más elaborado que un yogur o una manzana.

Las obleas para empanadillas son muy versátiles, en dulce o salado podemos casi improvisar un plato. Son baratas y merece la pena buscar unas de calidad, a mí me encantan éstas, que encuentro en Carrefour:

El postre es de manzanas, pero se puede hacer con melocotones, nata y fresas, queso y membrillo,  crema y caramelo…

Ingredientes:

 3 obleas por persona

1 manzana grande por persona

 40 g de azúcar

15 g de mantequilla

Canela y/o vainilla, piel de limón (opcional)

Aceite para freír

Sacamos las obleas del frio para que atemperen.

Pelamos las manzanas y la cortamos en trocitos pequeños. Ponemos la mitad en un cazo con una cucharada de agua a fuego suave. (Podemos poner un palo de canela, piel de limón o una vainilla).

En una sartén fundimos la mantequilla y rehogamos la otra mitad de manzana.

Cuando empiece a tomar color le añadimos la mitad del azúcar y dejamos que se caramelice.

En el cazo de la compota cuando esté blandita la manzana añadimos el resto de azúcar y removemos. Cocemos unos tres o cuatro minutos más.

 

En una sartén ponemos aceite de oliva refinado o aceite de girasol y freímos las obleas, sacamos sobre papel de cocina.

Podemos montar el postre directamente en los platos:

Empezamos con una oblea frita, ponemos encima una cucharada de compota. Otra oblea y otra cucharada de compota y tapamos con una tercera oblea. Para acabar ponemos la manzana caramelizada y un hilo del almíbar de caramelizar.

Listo para llevar a la mesa. Se puede tomar caliente o tibio y acompañar con nata batida.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
16 marzo 2017 4 16 /03 /marzo /2017 18:43

Me encanta cuando de un aprovechamiento surge una receta de éxito. Fue el caso de estas croquetas: había quedado un trozo de longaniza ibérica, ya un poco dura como para comerla en rodajas y María sugirió hacer unas croquetas.

He de reconocer que las hice sin demasiado convencimiento y pocas expectativas de éxito. Pero el resultado fue sorprendente y todos los que las probaron quedaron encantados (y yo también). Tanto que las he repetido  ya sin la etiqueta de aprovechamiento.

Mi teoría sobre las croquetas es que más allá del ingrediente está en hacer de una buena besamel. Con la harina bien cocida y espesada  a base de paciencia.

La proporción ideal para unas croquetas cremosas es 75 g de harina por litro de leche y 75 g de aceite o mantequilla o mitad y mitad.

Ingredientes:

200 g de longaniza ibérica de bellota

75 g de harina

1 l de leche

75 g de aceite de oliva

Sal

Huevo batido y pan rallado para rebozar.

Cortamos la longaniza en trozos y los picamos en la picadora (el tamaño depende del gusto personal). Reservamos.

Ponemos en el cazo o sarten donde vayamos a hacer las croquetas el aceite, calentamos y añadimos la harina, removemos con las varillas tres o cuatro minutos para que se haga sin que llegue a coger color.

A partir de aquí hay distintas formas de seguir haciendo las croquetas: añadir leche caliente o fría, añadirla a pocos o toda de golpe.

A mí me gusta ir añadiendo al principio poco a poco la leche para que la harina siga cociendo o tostando. Es cierto que así cuesta más trabajo porque se forma una bola de masa difícil de remover, pero me da la impresión de que es como más rica queda la besamel.

En estos primeros pasos uso una cuchara de madera y cuando ya está incorporada toda la leche cambio a unas varillas y pongo la sal.

Se cuece un mínimo de 20 minutos, y esa regla de que se cuece hasta que se despegue de la olla no me parece aplicable, primero porque para eso la bechamel debe de estar demasiado espesa y segundo porque ahora la mayoría de las sartenes son antiadherentes.  El punto para saber que está hecha es dejarla del espesor que queramos que nos quede la croqueta al llevarla a la boca.

Llegado ese punto, añadimos el chirizo y mezclamos bien. Sacamos a una fuente más bien plana y dejamos que enfríe cubierta con un film a piel.

Cuando la masa esté fría quitamos el film y con una cuchara vamos tomando porciones que pasamos ligeramente por pan rallado, huevo batido y de nuevo por pan rallado. Si las hacemos con la forma clásica alargada hay que insistir en rebozar bien los extremos para que no se abran al freír.

Hay quien las pasa por harina antes del huevo, pero me parece un contrasentido pasarse 40 minutos cociendo la besamel para al final ponerle harina cruda.

Con esta cantidad salen unas 40 croquetas de tamaño medio, o unas 25 redondas del tamaño de una pelota de ping pong  (4 cm diámetro).

Se fríen en aceite abundante y caliente (180º).

Solas pueden ser un aperitivo. Con una buena ensalada nos sirven de segundo plato.

Espero que os gusten.

Compartir este post

Repost 0
14 marzo 2017 2 14 /03 /marzo /2017 22:13

En esta receta mi única función es publicarla, la preparó María después del curso de cocina japonesa al que fuimos hace unos meses.

La cocina japonesa bajo ese aspecto de sencillez y refinamiento, esconde elaboraciones  a veces sutiles, pero imprescindibles para que el resultado sea un éxito.

La receta podríamos dividirla en dos  apartados: por una parte el marinado del atún y por otra la preparación del arroz. Los más puristas añadirían un tercer apartado, el cortado del pescado, pero nosotras no llegamos a tanto.

Ingredientes:

Atún rojo

Salsa de soja

Aceite de sésamo (o aceite de semillas)

Mirin  (o agua)

Arroz variedad japónica ( minori, fuji mai…)

Vinagre de arroz

Azúcar

Sal

Semillas de sésamo

Se necesita que los lomos de atún estén cortados en rodajas gruesas (unos 2 centímetros). Limpiamos el atún quitando la piel y la parte más oscuras y lo cortamos en dados de 2 cm de lado.

Preparamos en un bol el marinado con 1 parte (50 ml) de salsa de soja, ½ parte (25 ml)  de mirin (licor japonés) que podemos sustituir por agua y ¼ de parte (una cucharada) de aceite de sésamo (se puede sustituir por aceite de girasol). Mezclamos y sumergimos los dados de atún. Después de unos diez minutos les damos la vuelta y los dejamos otros diez minutos.

Mientras, empezamos a lavar el arroz, primero en un colador para quitar las impurezas, después lo ponemos en un bol y lo cubrimos con agua y lo frotamos entre las palmas de las manos para quitar el almidón. Escurrimos y repetimos 4 o 5 veces hasta que el agua quede transparente.

Lo pasamos a la olla cubierto con agua y lo dejamos remojar media hora. Tapamos y lo ponemos a fuego fuerte hasta que hierva, lo dejamos tres minutos y bajamos el fuego  a medio (casi no hierve) y lo dejamos 15 minutos tapamos y dejamos reposar 10 minutos.

Sacamos el arroz a una bandeja para que enfríe. Le ponemos el vinagre de arroz mezclado con  una cucharadita de azúcar y una pizca de sal  y mezclamos (con cuchara de madera o de plástico).

Sacamos el atún escurriéndolo sobre papel de cocina.

Lo emplatamos junto con el arroz, poniendo un poco de sesamo sobre cada taquito.

Espero que os guste.

 

Compartir este post

Repost 0

Autor

              Belenciaga

Buscar

El Blog

     Belenciaga paso a paso

  

Mis recetas paso a paso, con la única intención de mostrar que hacer un plato sabroso, sencillo y apetecible está al alcance de todos. Son recetas para el día a día, para una celebración familiar, o para una reunión de amigos...Los únicos ingredientes imprescindibles son el disfrute y el entusiasmo para hacerlas y el placer de compartirlas.                  

Gastromanía

prendes-078--corter---copia-copia-1.jpg

 Gastromanía  es un nuevo espacio en mi blog.                                     Una gran mesa virtual en la que podréis disfrutar los platos de   grandes  chefs.

 

Categorías