Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
10 abril 2017 1 10 /04 /abril /2017 18:15

Una empanada a mí me parece perfecta para una excursión, una comida en el campo: fácil de comer sin cubiertos ni platos, rica fría o caliente, que nos evita las prisas de última hora para salir a comprar el pan del día, y que podemos dejar hecha la noche anterior. Y para estas fechas si es de bacalao perfecta.

He preparado dos porque una de ellas lleva pasas que no gustan a todo el mundo. Otra novedad es que he usado un hojaldre distinto al que venía usando.

El hojaldre de Lidl me parecía de los mejores que había en el mercado, pero hace un tiempo ha salido el de Casa Tarradellas, normal y con mantequilla que me parecen  mucho mejor. Y como ya sabréis esto es una opinión independiente, sin ningún interés comercial ni publicitario.

Ingredientes  para  una empanada grande o dos medianas:

2 planchas de hojaldre

1 manojo de puerros

400 g de bacalao desalado

Sal

4 cucharadas de aceite

Un puñado de pasas  (opcional)

Se limpian los puerros y se cortan en juliana muy fina y los ponemos a pochar en el aceite a fuego muy bajo. Ponemos sal y removemos de vez en cuando.

Cocemos el bacalao dos o tres minutos. Sacamos a un plato y dejamos templar para poder limpiarlo y desmenuzarlo.

Cuando el puerro esté tierno y bien pochado añadimos el bacalao a la sartén. Mezclamos y lo dejamos unos minutos para que tomen el sabor. Si vamos a hacer toda la empanada con pasas las añadimos al bacalao y mezclamos, si no separamos la parte sin pasas.

Extendemos el hojaldre sobre el propio papel del envoltorio y ponemos el relleno repartido dejando un cm libre en los bordes. Cubrimos con la otra plancha de hojaldre, pegamos presionando los bordes y recortamos con el cortador de pizza. Así los bordes subirán pegados y no se nos saldrá el relleno.

Pintamos con huevo batido la empanada, y pinchamos la parte superior.

Se hornea a 200º calor arriba y abajo en la parte inferior del horno  (en el segundo riel de abajo), unos 25-30 minutos.

Si la hacemos con antelación para tomar en casa podemos calentarla cinco minutos en el horno y volverá a quedarnos crujiente.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
9 abril 2017 7 09 /04 /abril /2017 15:47

Unas croquetas de compota de manzana puede ser un buen broche para una comida de domingo.  Algo sencillo como una compota presentada con otro vestido, y que se puede acompañar con un helado, una natilla,  un toque de nata o simplemente con un caramelo salado.

Hay que buscar una textura cremosa y elástica y  que a la vez sea moldeable, partiendo de un puré de manzana. No es un dulce de manzana, es más bien una crema.

Para conseguir esa textura de la compota se usa unas cucharadas de caldo de cocer las pieles y los corazones de las manzanas, rico en pectina y una cucharadita de maizena o mejor de gelespesa si tenemos.

Ingredientes:

4 manzanas (usé Green Smith)

 Piel de limón

4 cucharadas de azúcar

20 g de mantequilla

50 ml de caldo de cocer las pieles

10 g de maizena o de gelespesa

Azúcar con canela para rebozar

Harina para rebozar

 Huevo batido para rebozar

Aceite para freír

Caramelo de mantequilla salada

Pelamos las manzanas y reservamos las pieles y los corazones y los ponemos a cocer con un vaso de agua. Cortamos en las cas finas las manzanas y las ponemos en un cazo a cocer con un poco de agua (justo para que no se peguen) y unas pieles de limón. si queremos un sabor más intenso a limón lo añadimos rallado una vez hecho el puré.

Cuando estén cocidas las manzanas, las hacemos puré y las ponemos en una sarten donde hemos fundido la mantequilla.

Añadimos el azúcar y dejamos que caramelice la compota.

Cuando tenga un tono dorado añadimos el gelespesa o la maizena disuelto en tres cucharadas del caldo de cocer las pieles. (El resto del caldo lo podemos dejar para hacer una gelatina de manzana).

Removemos y cocemos unos minutos hasta que espese, se saca a un plato y se deja enfriar para poder manejarlo.

 Tomamos cucharadas de la compota y las formamos en quenelles.

Se pasan por harina y luego por huevo batido. Las freímos  en aceite caliente y las sacamos sobre papel de cocina.

 En un bol mezclamos azúcar y canela en polvo y rebozamos las quenelles. Listas para servir el postre. Se pueden tomar calientes o frías.

Como contrate si las tomamos calientes podemos acompañarlas con un helado de leche merengada, o de nata montada.

Frías quedan bien con un caramelo caliente salado.

Espero que os guste.  

Compartir este post

Repost 0
Belenciaga Belenciaga - en Dulces Fruta
Comenta este artículo
7 abril 2017 5 07 /04 /abril /2017 19:00

Otro ingrediente típicamente de los platos  de Cuaresma es el bacalao, quizá porque era el pescado que en salazón llegaba a todos lados, y a un precio muy asequible.

Las cosas han cambiado mucho y en cualquier sito del interior llega un pescado fresco estupendo, y por otra parte el bacalao ya no es un pescado barato.

Sea como fuere los platos de bacalao son deliciosos, al menos a mí me lo parece, porque en casa lo preparo con frecuencia durante todo el año como queda reflejado con más de treinta recetas con bacalao en el blog.

La receta de hoy es un entrante sabroso y que queda muy apetecible. Se puede hacer con antelación dejándolo a falta de calentarlo unos minutos y gratinarlo.

Ingredientes:

3 o 4 patatas de guarnición por persona

2 puerros

250 g de bacalao desalado

Perejil picado

2 dientes de ajo pequeños

½ cebolleta

Aceite de oliva

Mayonesa de ajo

Lavamos cuidadosamente las patatas para poder tomarlas con piel. Hacemos sobre cada patata un corte en cruz (no muy profundo) y ponemos una pizca de sal sobre cada una.

Las envolvemos en papel de aluminio y las metemos al horno a 200º. Depende del tamaño de las patatas los minutos que necesiten para asarse. Sobre 35-45 minutos.

Mientras se asan las patatas preparamos el relleno.Hervimos dos minutos el bacalao en agua. Dejamos que enfríe y lo desmenuzamos.Limpiamos y cortamos los puerros en rodajitas muy finas. Picamos el perejil.

Ponemos  unas cucharadas de aceite y doramos el ajo cortado en láminas, añadimos la cebolleta picada muy fina y pochamos.Cuando la cebolleta esté bien pochada añadimos el puerro picado y lo rehogamos.

Añadimos el bacalao desmenuzado,y el perejil, mezclamos y dejamos unos minutos para que se impregnen bien los sabores.

 

Sacamos las patatas del horno y dejamos que enfríen un momento para poder manejarlas.  Desenvolvemos y apretamos por los extremos para que se abra el corte y deje hueco para el relleno.

Con una cuchara rellenamos las patatas y las vamos colocando en el plato o en una fuente que puedan ir al horno.

Una vez  rellenas, las cubrimos con una cucharada de mayonesa de ajo. Si vamos a tomarlas en ese momento, las metemos al horno con el grill al máximo hasta que la mayonesa se gratine.

Servimos bien caliente.

Espero que os guste.

Otras recetas de bacalao:

                                              Cachopo de bacalao

15.jpg

 http://www.belenciaga.es/article-bacalao-relleno-con-gulas-cachopo-de-bacalao-69415310.html

                                            Bacalao fresco al pil pil

bacalao pilpil

http://www.belenciaga.es/2016/11/bacalao-fresco-con-pil-pil.html

                                            Bacalao a la importancia

Bacalao importancia

 http://www.belenciaga.es/2015/04/bacalao-a-la-importancia.html

                                Bacalao con salsa de tomate y pimientos

12.jpg

http://www.belenciaga.es/article-bacalao-con-tomate-y-pimientos-101695331.html

Compartir este post

Repost 0
Belenciaga Belenciaga
Comenta este artículo
6 abril 2017 4 06 /04 /abril /2017 12:55

Los garbanzos son de las legumbres  más populares en tiempo de Cuaresma y Semana Santa. Pienso que es porque son los que mejor van a los potajes de vigilia, con pescados en vez de carne.

Los preparo con mejillones, gambas, calamares y por supuesto con el más tradicional de todos, con bacalao.

Todos estos potajes ya están en el blog, pero falta uno que para mi gusto es delicioso: garbanzos con choco (sepia).

Ingredientes:

 Garbanzos

Sepia

Un trozo de pimiento rojo

¼ de cebolla

1 puerro

2 cebolletas pequeñas

2 dientes de ajo

Azafrán

Sal

 Aceite

Se ponen a remojo los garbanzos la noche anterior.

Ponemos a estofar los garbanzos (todo en crudo) con el pimiento, cebolla , media cebolleta un diente de ajo, sal,azafrán y un chorrito de aceite. Cubrimos con agua y cocemos hasta que los garbanzos estén tiernos. Si los hacemos en la olla tardan 15-20 minutos.

Mientras se hacen los garbanzos picamos el diente de ajo y la cebolleta muy finos.

Los ponemos en una sartén a pochar con un poco de aceite sin que se doren demasiado.

Cuando este tierna la cebolleta añadimos la sepia cortada en trozos pequeños y salteamos.

Abrimos la olla y sacamos las verduras para triturarlas en la minipimer. Añadimos este puré a los garbanzos y si necesitan más caldo añadimos un poco de agua. Echamos el choco pochado con la cebolleta a la olla y cocemos diez minutos más para que los garbanzos cojan el sabor del choco.

 Dejamos reposar cinco minutos y listo el potaje para servir.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
4 abril 2017 2 04 /04 /abril /2017 17:10

Las alcachofas junto con los champiñones son de las conservas que nada tienen que ver, ni en sabor ni en aspecto con el producto original. Así que las alcachofas mejor en temporada y el  resto del año usar congeladas o en aceite.

Me gustan de todas las formas, rellenas, al horno, guisadas, fritas crujientes, o como las de hoy rebozadas. Es una receta muy conocida, y no tiene mucho que cambiar o innovar, como mucho un truco para que conserven su color sin oxidarse.

Ingredientes:

Alcachofas

Harina para rebozar

Huevo batido para rebozar

Sal

1 limón

Aceite para freír  

Alioli o mayonesa de ajo para acompañar

Para limpiar las alcachofas cortamos un limón al medio y lo dejamos a mano para frotar los cortes de la alcachofa.

Cortamos el fondo y el tallo de la alcachofa y retiramos las hojas exteriores hasta que queden las hojas más tiernas. Cortamos la punta de la alcachofa dejando solo el corazón.  Futamos con limón, y cortamos perpendicularmente la alcachofa en cuatro rodajas. Repetimos con el resto de las alcachofas.

Podríamos ponernos a rebozar y freír en este momento, pero me gusta más el resultado si antes escaldamos las alcachofas con agua y sal dos o tres minutos.

Las sacamos y las escurrimos. Las ponemos sobre papel de cocina. Ponemos harina en un plato y rebozamos las alcachofas. Las pasamos por huevo batido y las ponemos a freír en abundante aceite, moderadamente caliente  para que se hagan las alcachofas.

Les damos la vuelta para que se doren por el otro lado. Sacamos sobre papel de cocina.

Las servimos acompañadas de salsa mayonesa de ajo para ir mojando a medida de que las comemos.

Por esta vez vamos a recomendar comer con los dedos, sin cubiertos.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
Belenciaga Belenciaga
Comenta este artículo
2 abril 2017 7 02 /04 /abril /2017 19:25

Crujientes por fuera y tiernos por dentro, con un intenso sabor cítrico, así podría describir estas galletas. Los ingredientes son de lo más normal, de los que siempre solemos tener en casa.

Si añadimos que son fáciles de hacer y que los tenemos listos en poco más de media hora, nos quedamos sin excusas para no hacerlos.

Ingredientes:

75 g de mantequilla temperatura ambiente

75 g de azúcar

150 g de harina

50 g de almendra molida

1 cucharadita de impulsor (royal)

½ cucharadita de colorante amarillo

1 huevo pequeño

1 limón

Una pizca de sal

Unas gotas de esencia de limón

 Azúcar glas para rebozar

Rallamos el limón y lo exprimimos. Reservamos.

Tamizamos la harina con el impulsor y el colorante. Reservamos.

Ponemos en un bol la mantequilla con el azúcar y la sal batimos hasta blanquear. Añadimos el huevo, el zumo y la ralladura. Batimos.

Añadimos la almendra molida y mezclamos. Por ultimo vamos añadiendo la harina en dos o tres veces y mezclamos (podemos usar las varillas hasta  la última tanda de harina, que mezclamos con una cuchara).

Tendremos una masa blandita que se pega ligeramente a las manos.

Dejamos reposar la masa media hora en el frigo. Al sacarla ya podremos manejarla con las manos.

Hacemos bolitas  y las rebozamos en azúcar glas. Las colocamos en la bandeja cubierta con papel de horno.

 Se hornean en el horno precalentado a 170º con aire o a 180º sin ventilación unos 15 minutos.

Sacamos sobre una rejilla y los espolvoreamos con azúcar glas.

Es difícil resistirse y esperar a que enfríen.

 Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
1 abril 2017 6 01 /04 /abril /2017 19:15

Cada vez que me pongo a publicar una tortilla, recuerdo que tengo pendiente poner una tortilla de patata en el blog, porque aunque es muy simple y la mayoría saben hacerla, es una receta a la que cada cual le da el punto personal. De momento vamos a por esta tortilla de grelos y queso gallego (Arzúa-Ulloa o Tetilla).

Es una tortilla muy rica, con el toque cremoso del queso fundido y la jugosidad de los grelos.Una tortilla gallega de principio a fin.

Si tenemos los grelos cocidos (se conservan muy bien congelados) o los compramos congelados o en conserva, hacer la tortilla es cuestión de cinco minutos.

Ingredientes:

100 g de grelos cocidos por persona

50 g de queso gallego (Arzúa-Ulloa)

1 huevo grande

Sal

Ajo molido

2 cucharadas de aceite

Para adornar:

Aros de cebolleta

Panko o harina para rebozar

Pimentón

Cortamos el queso en trocitos muy pequeños.

Cortamos la cebolleta en aros, los rebozamos y freímos en abundante aceite hasta dorarlos. Reservamos.

Escurrimos bien los grelos y los rehogamos con un poco de aceite y ajo molido. Reservamos.

Batimos los huevos con sal y añadimos al batido el queso.

Ponemos los grelos y mezclamos bien para que se impregnen bien y se reparta el queso.

Ponemos una cucharada de aceite en la sartén y calentamos. Echamos la mezcla y cocemos a fuego medio para dar tiempo a que se funda el queso. Le damos la vuelta con un plato y hacemos la tortilla por el otro lado.

Pasamos la tortilla al plato y ponemos los aros de cebolla encima. Espolvoreados con pimentón y lista para llevar a la mesa bien calentita.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
31 marzo 2017 5 31 /03 /marzo /2017 21:38

Dicen, eso he leído, que las croquetas son de los platos que mayor aceptación tienen, gustan a casi todos. El único pero que se me ocurre es que lleva bastante tiempo hacerlas con la receta más tradicional.

Algunos ingredientes nos permiten un atajo, cambiando la bechamel por patata, con lo que se simplifica mucho la elaboración. Las de bacalao y en general las de  pescado, las de queso,  las de setas quedan muy ricas hechas con puré de patata.

En las de hoy he puesto tartufata  (concentrado de setas), trufa y queso brie. Nos gustaron mucho, quedan suaves y cremosas.

Ingredientes:

1 vaso grande de leche

Copos de patata

Sal

2 cucharadas de aceite

2 trufas

 2 cucharadas de concentrado de setas

Queso brie

Huevo batido

Pan rallado

Aceite para freir

Se cortan las trufas en trocitos muy finos  y se junta con la tartufata.

Ponemos en un cazo la leche, las cucharadas de aceite, y la sal y lo ponemos a calentar hasta que hierva. Retiramos del fuego y añadimos los copos (ha de quedar un puré espeso) dejamos reposar un minuto y mezclamos.

Añadimos al puré de patata la trufa, el concentrado de setas y el jugo de las trufas mezclamos hasta integrar bien los ingredientes.

Mientras enfría un poco el puré, vamos preparando el queso cortándolo en taquitos (se puede dejar la piel).

Cogemos una cucharada de pure y lo extendemos en la palma de la mano. Ponemos el queso en el centro, cerramos y formamos la croqueta.

Las pasamos por pan rallado, por huevo batido, y de nuevo por pan rallado. Están listas para freir.

Se fríen en aceite caliente (180º) en una sartén o cazo profundo para que se frían sin necesidad de ir dándoles la vuelta.Aproveché el aceite que tenía de confitar shiitakes para que quedasen aún más sabrosas.

No conviene freír muchas a la vez para que no enfríe el aceite y queden aceitosas.

Se sacan sobre papel de cocina y se sirven bien calientes para que el queso esté bien fundido.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
30 marzo 2017 4 30 /03 /marzo /2017 20:18

Casi todas las visitas de María vienen con recetas nuevas y yo la espero también con nuevos platos que creo que le van a gustar.

Esta vez el intercambio fue de shiitakes rellenas por un delicioso arroz con verduras, que le preparó en el trabajo  Antonio.

La receta viene pormenorizada al máximo, minuto a minuto, ingrediente por ingrediente, solo le falta las instrucciones para comerla. Sin duda, Antonio es, además de buen cocinero un estupendo profesor.

Ingredientes para dos personas:

200 g de arroz

8 judías verdes

¼ pimiento rojo

¼ pimiento verde

1 cebolleta pequeña

2 dientes de ajo

2 tallos de brócoli

3 alcachofas

2 tomates pera

Sal

75 ml de aceite

3 medidas (de las del arroz) de caldo o agua (3/4 de litro aproximadamente)

1 cucharadita pimentón

Azafrán en hebra

Colorante al gusto.

Limpiamos y cortamos las verduras, las judías y los pimientos en dados, la cebolla en brunoise muy fina, el ajo en láminas, el brócoli en ramitos pequeños. Rallamos los tomates y dejamos las alcachofas para el final para que no de oxiden, las cortamos en octavos.

Ponemos el aceite en una sartén amplia (o en la paella) y doramos los ajos. Los retiramos cuando estén bien dorados para que no amarguen.

Empezamos poniendo las judías y de cinco en cinco minutos vamos añadiendo el pimiento rojo, el pimiento verde, el brócoli, las alcachofas y la cebolleta, ponemos una pizca de sal.  Cuando estén pochados añadimos el tomate rallado y dejamos que pierda el agua.

Ponemos el pimentón, removemos e inmediatamente le ponemos el caldo (para que no se queme el pimentón). Se ponen tres medidas de caldo por una medida del arroz. Se cuece 20 minutos a fuego suave. Pasado este tiempo nos quedará el caldo justo para el arroz.

Echamos el arroz, el azafrán, el colorante y probamos de sal. Cocemos a fuego medio 15 minutos.

Apagamos y dejamos reposar 10 minutos tapado con un paño o un papel de cocina.

Si vemos que se va quedando seco antes de los 15 minutos, bajamos un poco el fuego o añadimos un poco más de caldo.

Pasado el tiempo de reposo está listo para servir y disfrutar.

Gracias, Antonio, por cuidar tan bien a María, y gracias por el azafrán que ha llenado de la despensa de un aroma increíble.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
29 marzo 2017 3 29 /03 /marzo /2017 17:15

No es la presentación típica de la quesada, lo sé.

Suele hacerse en un molde bajo cuadrado, pero a la hora de hacer porciones no quedan iguales, unas son de la parte del centro, otras de los bordes, y así en moldes individuales quedan uniformes.

Me gusta que tenga esa capita tostada por fuera y el centro jugoso, pero eso va en gustos.

La mejor quesada que recordaba era la que nos preparaban en Espinama junto con el avituallamiento para pasar unos días en Áliva, en una casa en medio de la nada. En su momento me dieron la receta, pero nunca llegué a hacerla quizá por miedo a que no me saliera tan deliciosa como aquella.

Esta receta es tradicional y auténtica donde las haya, me llegó de manos de Luis un compañero en un curso de cocina, y estupendo cocinero, que a su vez la conoció por su abuela, una mujer  que con cien años seguía teniendo una actividad, un humor y un talante envidiable.

Y desde luego no me decepcionó, al contrario, me encantó y la repito con cierta frecuencia.

Luis me la escribió y por si no conseguía cuajo, me dio la opción de usar cuajada, porque curiosamente la quesada no lleva queso, solo leche cuajada.

Hice media receta, con 2 huevos pequeños. Las tazas en medida de volumen son de 240 ml, en peso de harina 140 g/taza y en azúcar 180 g/taza.

Lo primero es cuajar la leche, una o dos horas antes sacamos la leche del frigo y añadimos una cucharadita de cuajo (5 ml) y removemos, o como indica Luis con un sobre de cuajada. tiene que quedar como un yogur (Yo os recomiendo hacerla con cuajo).

Untamos los moldes con mantequilla.

Cuando la leche ya esté cuajada, fundimos los 125 g de mantequilla.

 En un bol batimos los huevos con el azúcar y añadimos la cuajada, mezclamos.

                                                          

Ponemos la harina y batimos hasta integrarla, por último se echa la mantequilla fundida, mezclamos y ponemos en el/los molde/s.

 O un segundo método: ponemos todos los ingredientes en un bol. Batimos con varillas manuales hasta conseguir una crema lisa, sin grumos y echamos en los moldes (con un grosor de unos dos cm).

 Este es el procedimiento que sigo cuando tengo ayudantes de cocina jovencitos, para evitar accidentes con máquinas.

Horneamos en el horno precalentado a 180º unos 15-20 minutos (dependerá del tamaño).

Sacamos y dejamos que enfríe un poco para desmoldar. Si la hacemos en un solo molde cortamos rectángulos y servimos.

No necesita ningún acompañamiento,

pero si os gusta, podéis ponerle una compota de manzana o una cucharada de mermelada de frutos rojos.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0

Autor

              Belenciaga

Buscar

El Blog

     Belenciaga paso a paso

  

Mis recetas paso a paso, con la única intención de mostrar que hacer un plato sabroso, sencillo y apetecible está al alcance de todos. Son recetas para el día a día, para una celebración familiar, o para una reunión de amigos...Los únicos ingredientes imprescindibles son el disfrute y el entusiasmo para hacerlas y el placer de compartirlas.                  

Gastromanía

prendes-078--corter---copia-copia-1.jpg

 Gastromanía  es un nuevo espacio en mi blog.                                     Una gran mesa virtual en la que podréis disfrutar los platos de   grandes  chefs.

 

Categorías