Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
18 junio 2017 7 18 /06 /junio /2017 19:08

Una versión del pollo asado publicado hace unos días.  Casi los mismos ingredientes, pero hecho en olla, para quienes no les gusta el crujiente o para quienes les resulta más tierno y fácil de masticar (cosas que pasan tras una visita al dentista). Otra ventaja se hace en 15 minutos.

Ingredientes:

Muslo o pechuga de pollo

1 tomate maduro

Unas judías verdes

Unos espárragos verdes

Unos corazones de alcachofa

 Ajo en polvo

Sal

Aceite de oliva

Se limpian las judías verdes y se trocean. Se corta el tomate en  trozos.

Los espárragos y las alcachofas los puse congelados, pero puede hacerse con toda la verdura fresca.

 Ponemos en la olla las verduras, espolvoreamos con sal y ajo molido.

Encima colocamos el pollo y regamos con un chorrito de aceite. Cerramos la olla y cocemos a máxima presión 12 minutos.

Sacamos emplatando el pollo con la guarnición de verduras.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
18 junio 2017 7 18 /06 /junio /2017 13:15

Vamos a dar u  respiro a la dieta con un postre. Flan de fruta de la pasión al estilo Sala de Despiece (hecho en vasitos individuales y emplatado  desmoronado con frutos rojos y crumble).

Me gusta mucho la idea de hacer postres en porciones individuales, concretamente en vasitos de vidrio. Son fáciles de tomar fuera de casa, se conservan mejor en el frigo y quedan mejor presentados del primero al último.

En alguna otra receta que he puesto con fruta de la pasión advertía que la leche en contacto con el jugo de la fruta se corta (tanto en frío como en caliente) por lo que para natillas o flanes hay que usar nata (aunque sea más ligera que la de montar, pero nata).

Ingredientes para 6 vasitos:

½ l de nata

2 o 3 frutas de la pasión

1 cucharada de azúcar de fruta de la pasión (opcional)

3 cucharadas de azúcar

3 huevos grandes o 4 pequeños

Caramelo o dulce de leche para el fondo del vaso

Se abren las frutas y con una cucharilla se saca toda la pulpa.

Se pone en un bol la nata y se mezcla con la pulpa de la fruta (se espesa, es normal). Pasamos la nata con la fruta por un colador para retirar las semillas. Presionamos con una cuchara para aprovechar bien la fruta.

Batimos los huevos con el azúcar y añadimos la mezcla a la nata.

Se pone una cucharita de dulce de leche en el fondo de los vasos y se rellenan con la mezcla de flan.

Se colocan en una fuente o bandeja de horno honda con dos dedos de agua. Se meten al horno precalentado a 160º-170º 45 minutos.

 El centro de los flanes deben “temblar” al moverlos, pero no estar líquidos.  Se dejan enfriar antes de meterlos al frigorífico.

Para servirlos en casa desmoldamos los flanes ayudándonos de una cucharilla, lo acompañamos con frutos del bosque, crumble de almendra, y un hilo de sirope de fruta de la pasión o caramelo.

 

Si vamos a tomarlos fuera de casa los cerramos con una tapa autosellable o con un papel de aluminio. Queda  muy vistoso se atamos al cuello del tarro una cucharilla desechable.

flan de queso y chocolate blanco

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
16 junio 2017 5 16 /06 /junio /2017 21:32

Este pollo es ideal para los días que no queremos pasar mucho tiempo en la cocina, incluso para los días que queremos salir y encontrarnos con la comida preparada.

La receta original es la que prepara Chema y que María me ha hecho llegar, se hace con una capa de patatas cortadas en rodajas, cebolla y tomate, pero mi versión es de dieta. Un plato único completo.

Ingredientes:

1 muslo o media pechuga de pollo

1 tomate maduro

1 puerro grande

Sal y ajo molido

2 cucharadas de aceite

Limpiamos el puerro y lo cortamos en rodajas muy finas. Cubrimos el fondo de la fuente con el puerro.

Cortamos el tomate en rodajas y las ponemos sobre el puerro. Ponemos sal y ajo molido.

Sobre el tomate colocamos el pollo, salamos y regamos con el aceite. Lo metemos al horno y nos olvidamos hasta que suene el reloj del horno.

Se hornea a 180º dos horas, (si se hace una sola ración, sin patatas ni cebolla es suficiente 90 minutos). ¡Así de sencillo!

Espero que os guste

Compartir este post

Repost 0
16 junio 2017 5 16 /06 /junio /2017 12:33

Platos de marisco con verduras son tradicionales en el Cantábrico, algunos son tradicionales y emblemáticos de algunos restaurantes. En Casa Máximo, en Bañugues es famosa la langosta o bogavante con verdura (repollo).

Esta combinación da mucho juego para preparar platos de dieta, equilibrados en proteína y verdura. Haciendo pequeños cambios en las recetas tradicionales podemos hacer platos deliciosos, siempre que nos guste el marisco, claro (en casa solo los preparo para mí).

Algunos ejemplos: setas con almejas, gambas con repollo, pulpo con verduras, alcachofas con langostinos y almejas…

Ingredientes:

¼ de repollo rizado

200 g de langostinos

Caldo concentrado de pescado o marisco

Sal

1 cucharada de aceite

½ cucharadita de pimentón

1 diente de ajo

Pelamos los langostinos y reservamos los caparazones que ponemos a cocer en medio vaso de agua (podemos añadir un chorro de vino) y dejamos reducir. Colamos y reservamos.

Limpiamos el repollo y lo cocemos al vapor con un poco de sal (5 minutos en la olla). Escurrimos y reservamos.

 Pelamos el ajo y lo laminamos, lo doramos en el aceite. Añadimos las colas de langostino y las rehogamos.

Ponemos el pimentón fuera del fuego para que no se queme, removemos y echamos el caldo, probamos de sal.

Ponemos el repollo en el fondo del plato y echamos los langostinos y la salsa por encima.

Es un plato que puede ser tanto caliente como una ensalada fría.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
15 junio 2017 4 15 /06 /junio /2017 15:37

Puede que esté justificada la mala fama que tiene la comida rápida, pero creo que no es por lo rápida es por los ingredientes y los aditivos. Podemos hacer en casa hamburguesas, pizzas, y salsas sanas, sanísimas, incluso para dieta.

La carne picada de pollo resulta seca si no le ponemos algún ingrediente que le aporte jugosidad, normalmente pongo cebolla pochada, pero para hacerla aún más ligera en esta hamburguesa he preparado un relleno de pimientos salteados y la acompaño con champiñones en salsa.

Ingredientes:

200 g de carne picada de pollo

Tiras de pimiento, verde, rojo y amarillo

Champiñones laminados

Sal

Ajo en polvo

Un chorro de vino blanco seco

2 cucharadas de aceite

Adobamos la carne con ajo y sal y la dejamos reposar mientras preparamos los pimientos y los champiñones.

Cortamos en tiaras los pimientos y los ponemos en una sartén con un hilo de aceite, empezamos a fuego alto y luego lo bajamos para que se hagan despacio. Añadimos una pizca de sal. Removemos de vez en cuando.

Cuando estén blandos sacamos y reservamos. cortamos en trozos las tiras de pimiento.

Salteamos los champiñones en una cucharada de aceite y cuando empiecen a tomar color añadimos ajo molido, un chorro de vino, dejamos evaporar. Podemos poner un poquito de espesante, maizena, o gel espesa disuelto en unas cucharadas de caldo o agua.Reservamos.

Para hacer la hamburguesa usamos un aro de emplatar. Cogemos la mitad de la carne y la extendemos dentro del aro. Ponemos encima los pimientos, dejando los bordes libres para que no se salga el relleno al freír.

Calentamos la sartén y con unas gotas de aceite hacemos la hamburguesa por un lado, le damos la vuelta y dejamos dos minutos.

Sacamos y servimos acompañados de los champiñones.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
14 junio 2017 3 14 /06 /junio /2017 12:40

 

Ya de vuelta, con un año más y con muchos gramos de menos (decirlo en gramos suena más importante jajajaja). Hacer compatible dieta y comidas fuera de casa no siempre es fácil, pero  cuando aciertas descubres platos nuevos que no se te habían ocurrido, que después de un tuneo puedes hacer en casa sin saltarte la dieta.

Es el caso de estos espárragos a la brasa que tomé en El Quinto, deliciosos y fáciles de adaptar para que entren en la dieta.

La salsa es  una versión, doblemente  feliz: sabrosísima  y aprovechando algo que normalmente se tira: las huevas de centolla.

Ingredientes:

4 puerros

Las huevas de una centolla

1 cucharadita de tomate concentrado

1 cucharadita de carne de pimientos choriceros

Medio vaso de caldo de pescado

100 g de langostinos

30 ml de aceite.

Sal

Limpiamos los puerros y los cortamos en trozos regulares. Los cocemos al vapor 5 minutos.

Lo ideal sería hacerlos a la brasa directamente, pero en versión  doméstica es más complicado, por lo que es preferible hacerlos al vapor y brasearlos en la sartén con un hilo de aceite.

Para la salsa empezamos salteando las huevas en una cucharada de aceite, cuando ya empiecen a soltarse del  palillo blanco que las une, añadimos el tomate, el pimiento y el caldo.

Reducimos unos minutos y pasamos al vaso de la minipimer para triturar.

Limpiamos las colas de los langostinos, las abrimos al medio y las salteamos en la misma sartén de hacer la salsa sin limpiarla.

Emplatamos los puerros, ponemos los langostinos repartidos por encima y salseamos.

Listo el plato para llevar a la mesa.

Espero que os guste.

*Esta salsa va genial para acompañar la tortilla de merluza.

Compartir este post

Repost 0
14 mayo 2017 7 14 /05 /mayo /2017 19:11

El rape es un pescado de carne firme y fibrosa, semejante a la de la langosta o el bogavante. Aprovechando este parecido  los lomos del rape se pueden preparar dándoles forma de langosta.

Pongo dos recetas, una al horno y otra cocido, esta última más adecuada para dieta acompañándolo con una vinagreta o salpicón bajo en aceite.

Ingredientes:

Lomos de rape

Pimentón

Aceite

Sal

Vinagreta o mayonesa

Se retira la espina central del rape y las pieles más gruesas. Con hilo de cocina se ata cada lomo de rape simulando los anillos de la langosta y se les pone sal.

Se mezcla una cucharadita de pimentón con unas cucharadas de aceite, con un pincel se pinta la parte superior de los lomos. Se envuelven en papel de aluminio y se hornean a 220º unos 15 minutos (dependerá del tamaño de los lomos).

Se desenvuelven los lomos se dejan enfriar  para poder quitar el hilo. Se corta en rodajas siguiendo las marcas de los anillos.

Se acompaña con vinagreta hecha con pimiento verde y rojo, cebolla, perejil, huevo cocido,sal aceite y vinagre.  También se puede servir con mayonesa.

Para hacerlo cocido, se ata de la misma forma y se cuece en agua y sal unos 6 o7 minutos (depende del grosor y cantidad del rape)

Se saca y sin quitar el hilo se pincela con un poco de pimentón y aceite y se pone 2 minutos al grill.

Se prepara un salpicón picando muy finos, pimientos, tomate, y rallando huevo cocido. 

Se añade un poco de aceite y vinagre.

Si lo queremos  más caldoso añadimos unas cucharadas del agua de cocer el rape.

 Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
14 mayo 2017 7 14 /05 /mayo /2017 12:34

La distinción de pescados entre pescados blancos y pescados azules viene determinada por la cantidad de grasa que tiene su carne.Mientras que los pescados azules son también llamados pescados grasos, precisamente porque ofrecen un aporte graso superior al 5%, los pescados blancos ofrecen un aporte graso menor al 2%. Los pescados semigrasos por el contrario ofrecen un aporte graso que se encuentra entre el 2 % máximo de los pescados blancos y el 5% mínimo de los azules.

Es un criterio que no se ve a simple vista. Tampoco el color nos da pistas, porque el rape más oscuro, el rape negro es, un pescado blanco.

¿Cómo distinguirlos?  Mi hija tendría una respuesta rápida y obvia, preguntando al pescadero. Pero hay una característica  en sus aletas caudales que nos permite diferenciarlos.

Los pescados azules tienen una cola en forma de flecha:

Pescados azules son, el jurel, sardina, caballa, atún, bonito…

Mientras que en los pescados blancos  la aleta caudal es recta o en forma de abanico:

Entre los pescados blancos están, la merluza, el rape, el bacalao, el lenguado, el gallo, el rodaballo…

Y un tercer grupo que dependiendo de la temporada y el lugar de pesca pueden ser azules o blancos. En general no existen pescados semigrasos como tales, sino que dependiendo de la época del año un pescado azul o blanco se convierte en semigraso, porque reduce o aumenta el contenido en grasa de su cuerpo.

Algunos ejemplos pueden ser, la dorada, la anguila, el besugo, la lubina, la dorada y el salmonete.

Espero que os sea útil.

Compartir este post

Repost 0
12 mayo 2017 5 12 /05 /mayo /2017 19:36

Las salsas suelen ser poco compatibles con las dietas, por lo ricas que están y por la tentación  de   ponernos  a mojar pan como si no hubiera un mañana. Pero también es cierto que de vez en cuando se agradece un  plato con  salsa.

Hay trucos para hacerlas sin romper la dieta, como es el caso de estos champiñones.

Son salsas ligadas con algún espesante, gelespesa, maizena express, xantana, que sin aportar ni cambiar el sabor del plato le da una textura cremosa. Yo he elegido gelespesa, que con muy poca cantidad, sin casi  aporte de calorías cambia totalmente el aspecto del plato.

Ingredientes para dos personas:

1 bandejas de champiñones

2 huevos

Un chorro de vino blanco

2 cucharadas de aceite

1 vaso de caldo de verduras o agua (200 ml)

1 cucharadita de gelespesa

Sal

Limpiamos los champiñones y los laminamos si son enteros (yo use  ya laminados). Ponemos el aceite en una sartén amplia y salteamos los champiñones, primero a fuego alto y luego lo bajamos. Ponemos sal y removemos de vez en cuando hasta que estén hechos.

Echamos el vino y dejamos evaporar. Para disolver el gelespesa o bien calentamos el caldo o lo añadimos a la sartén después de poner el caldo. Dejamos que espese  y servimos.

Yo los acompañé con huevo escalfado. Ponemos sobre un vaso o una taza film untado en aceite,  echamos dentro el huevo con una pizca de sal, cerramos el paquete y lo enganchamos en una brocheta antes de ponerlo a cocer en un cazo con agua. Dependiendo de lo hecho que nos guste lo tenemos unos minutos ( a partir de tres minutos ya coge forma). 

Sacamos, abrimos y lo colocamos encima de los champiñones.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
12 mayo 2017 5 12 /05 /mayo /2017 16:27

Una de las preparaciones más sencillas de carnes y pescados es a la plancha, pero esta simplicidad es engañosa. Para conseguir un buen resultado hay dos cosas fundamentales: la propia plancha y los alimentos.

 En cuanto a la plancha lo mejor es contar con una capaz de acumular mucha cantidad de calor, bien sea por el material del que está hecha, bien por el grosor. A nivel doméstico las mejores son las de hierro fundido y las de aluminio con fondo grueso y  con recubrimiento de titanio.

En cuanto a los alimentos me voy a ceñir a los pescados. Lo importante de un pescado a la plancha es que quede jugoso por dentro. Si lo hacemos durante mucho tiempo irá deshidratándose y quedará muy seco. Lo ideal es hacerlo en la plancha muy caliente y sellarlo rápidamente para que no pierda agua.

Cuando usamos pescado congelado  hay que tener en cuenta que al descongelar va a perder parte del jugo, por lo que el antiguo consejo de la abuela de remojarlo en leche tiene sentido.

También podemos una vez descongelado, lavarlo y rehidratarlo dejándolo  un rato en agua y sal y antes de pasarlo a la plancha secarlo y no ponerle la sal hasta el final.

 Espero que os sea útil.

Compartir este post

Repost 0

Autor

              Belenciaga

Buscar

El Blog

     Belenciaga paso a paso

  

Mis recetas paso a paso, con la única intención de mostrar que hacer un plato sabroso, sencillo y apetecible está al alcance de todos. Son recetas para el día a día, para una celebración familiar, o para una reunión de amigos...Los únicos ingredientes imprescindibles son el disfrute y el entusiasmo para hacerlas y el placer de compartirlas.                  

Gastromanía

prendes-078--corter---copia-copia-1.jpg

 Gastromanía  es un nuevo espacio en mi blog.                                     Una gran mesa virtual en la que podréis disfrutar los platos de   grandes  chefs.

 

Categorías