Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
26 abril 2017 3 26 /04 /abril /2017 16:50

Hacer dieta cuando en casa hay más personas, supone la mayoría de las veces tener que preparar dos menús. Otras veces podemos hacer un plato para  todos, platos saludables, que los que no estén a dieta puedan comer, aunque ellos puedan añadir pan o postre.

Con algunos trucos podemos hacer un arroz sabroso, apetecible y sano  para toda la familia.

Añadiendo caldo de verduras casero en vez de agua. Para hacer el caldo usamos los recortes de verduras  que desechamos normalmente: la parte más dura y verde de la lechuga, la col o los puerros, las hojas de la coliflor, las tapas de tomates y pimientos, tallos de espárragos…

Como ingrediente principal del arroz podemos  poner carne poco grasa, picada y en albóndigas y añadir una buena cantidad de verduras  variadas (yo las tengo ya pochadas y congeladas).

Ingredientes:

250 g de carne magra picada

Verduras variadas pochadas

Tomate rallado

½ cucharadita de pimentón

200 g de arroz

2.5 medidas de caldo  (medida de arroz)

Azafrán

Sal

 Ajo molido

2 cucharadas de aceite

Si no tenemos verduras ya pochadas empezamos limpiando y troceando las verduras y las ponemos a pochar a fuego suave. Removemos de vez en cuando.

Adobamos la carne picada con sal y ajo molido (la de esta receta es de ternera, pero puede ser pollo o pavo) y se forman albóndigas.

Se  sellan en un horno de aire tipo actifry o en la sartén con una gota de aceite. Se reservan.

Una vez que las verduras estén tiernas, añadimos el tomate rallado y rehogamos. Ponemos el pimentón y mezclamos. Juntamos en la sartén de las verduras las alhóndigas, rehogamos  el arroz y añadimos el caldo de verduras caliente.

Probamos de sal y ponemos el azafrán.

Cocemos  a fuego suave 18 minutos y lo dejamos reposar 10 minutos antes de servir.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
17 abril 2017 1 17 /04 /abril /2017 17:59

La pasta  admite tantas preparaciones distintas y con resultados tan diferentes que podríamos tomarla todos los días sin la sensación de que estamos comiendo lo mismo. Son fáciles de preparar y si tenemos hecho el acompañamiento en cuestión de minutos está el plato para llevar a la mesa.

Como esta temporada toca dieta las entradas nuevas salen del archivo de “pendientes” ,  y algunas están agrupadas por ingredientes, en este caso por recetas con conserva de setas casera.

Para los espaguetis usé setas confitadas (como en el risotto de ayer) y concentrado de setas.

Se descongelan en 1 minuto en el microondas mientras se cuece la pasta, lo que supone que en diez minutos tenemos el plato listo.

Ingredientes:

100 g de pasta por persona

50 g de setas confitadas

50 g de concentrado de setas

50 g de foie fresco

Sal

 2 cucharadas de aceite de trufa

Se pone  agua y sal en una olla alta, cuando rompa a hervir echamos la pasta y cocemos según las indicaciones del paquete.

Mientras se cuece la pasta descongelamos el concentrado de setas y las setas. Ponemos en una sartén el concentrado y lo rehogamos con el aceite de trufa. Reservamos.

 Cortamos el foie en dados y los salteamos en una sartén bien caliente, vuelta y vuelta. Añadimos las setas confitadas y mezclamos. Reservamos.

Cuando la pasta esté cocida la escurrimos sobre un colador (no hay que refrescarla, ni pasarla por el grifo) y se añade a la sartén en la que teníamos la salsa de setas.

Se mezcla bien y se sirve en los platos.

Ponemos por encima las setas y el foie con el aceite que haya soltado el foie.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
16 abril 2017 7 16 /04 /abril /2017 19:40

Haciendo un paralelismo entre risotto y paella, podríamos decir que son formas de preparar el arroz, en cuanto al aspecto,  al tipo de recipiente donde se prepara o la textura final, pero no  aportan información sobre los ingredientes.

                                    Risotto de foie y trufa blanca                       

Risotto de setas, foie y trufa blanca

                                                                 Risotto de oricios

b-047.jpg

Hay distintas  paellas, de la misma forma que hay  muchísimos risottos, dependiendo principalmente de los ingredientes específicos.

Sí que podríamos hacer unas cuantas consideraciones generales:

       

Los risottos se hacen con arroces ricos en almidón, como los  carnaroli o arborio, que ya se encuentran fácilmente en los supermercados. Si no, podríamos hacerlos con arroces de grano corto como el arroz bomba.

La cocción se hace en varios tiempos. Se empieza sofriendo el arroz en aceite, siempre removiendo y se le añade un fondo de vino que dejamos que evapore. Se añade caldo caliente en varias veces mientras se remueve. Solo en los últimos 8 minutos se deja que el arroz absorba el caldo sin remover.

Hay que “mantecarlos”, bien con mantequilla o con queso (generalmente parmesano) o con ambas cosas.

El resultado final no ha de ser ni un arroz caldoso, ni uno suelto. Más que la cuestión de caldoso, lo que caracteriza al risotto es su textura cremosa (parecida al del arroz con leche asturiano).

Ingredientes: (para dos personas)

180 g de arroz carnaroli

½ cebolla

50 ml de aceite (usé aceite de confitar setas)

75 ml de vino blanco

700 ml de caldo

100 g de setas confitadas (200 g aprox. en fresco)

15 g de mantequilla

50 g de parmesano rallado

Sal (dependerá de si el caldo ya está salado)

Dos lonchas de brie

50 g de foie micuit

setas, conserva casera.

Tenía ya confitadas las setas. Me gusta hacer una buena tanda de setas variadas, en temporada, que luego congelo en raciones.

Ponemos a calentar el caldo.

Cortamos la cebolla en una brunoise muy fina y la ponemos a pochar en el aceite a fuego lento. Cuando está blanda sin llegar a coger color, echamos el arroz y removemos manteniendo el fuego bajo durante dos o tres minutos.

Subimos el fuego y añadimos el vino dejamos que se evapore removiendo el arroz sin parar (en este momento el arroz está transparente solo con un punto blanco en el centro.

Añadimos un cazo de caldo y bajamos el fuego a medio. Removemos de vez en cuando. En cuanto quede el arroz sin caldo volvemos a añadir otro cazo y repetimos otras dos veces (sería la medida de caldo, y no sobraría un cazo (1 cazo =140ml), pero si lo hemos hecho demasiado rápido puede que necesitemos poner algo más de caldo. El arroz debe de quedar al dente.

Antes de añadir caldo por última vez, ponemos las setas confitadas y mezclamos.

Un momento antes de apagar el fuego, añadimos  la mantequilla y mezclamos y hacemos lo mismo con el queso. Una vez bien integrado dejamos reposar 8 minutos.

Servimos el arroz  (si tenemos platos de risotto, vemos que es un arroz para servir en raciones moderadas) ponemos las lonchas de queso brie encima y acabamos con el foie rallado).

En casa es el risotto que más nos gusta, y si puede ser con un poquito de trufa ya levitamos.

Espero que os guste. 

Compartir este post

Repost 0
30 marzo 2017 4 30 /03 /marzo /2017 19:18

Casi todas las visitas de María vienen con recetas nuevas y yo la espero también con nuevos platos que creo que le van a gustar.

Esta vez el intercambio fue de shiitakes rellenas por un delicioso arroz con verduras, que le preparó en el trabajo  Antonio.

La receta viene pormenorizada al máximo, minuto a minuto, ingrediente por ingrediente, solo le falta las instrucciones para comerla. Sin duda, Antonio es, además de buen cocinero un estupendo profesor.

Ingredientes para dos personas:

200 g de arroz

8 judías verdes

¼ pimiento rojo

¼ pimiento verde

1 cebolleta pequeña

2 dientes de ajo

2 tallos de brócoli

3 alcachofas

2 tomates pera

Sal

75 ml de aceite

3 medidas (de las del arroz) de caldo o agua (3/4 de litro aproximadamente)

1 cucharadita pimentón

Azafrán en hebra

Colorante al gusto.

Limpiamos y cortamos las verduras, las judías y los pimientos en dados, la cebolla en brunoise muy fina, el ajo en láminas, el brócoli en ramitos pequeños. Rallamos los tomates y dejamos las alcachofas para el final para que no de oxiden, las cortamos en octavos.

Ponemos el aceite en una sartén amplia (o en la paella) y doramos los ajos. Los retiramos cuando estén bien dorados para que no amarguen.

Empezamos poniendo las judías y de cinco en cinco minutos vamos añadiendo el pimiento rojo, el pimiento verde, el brócoli, las alcachofas y la cebolleta, ponemos una pizca de sal.  Cuando estén pochados añadimos el tomate rallado y dejamos que pierda el agua.

Ponemos el pimentón, removemos e inmediatamente le ponemos el caldo (para que no se queme el pimentón). Se ponen tres medidas de caldo por una medida del arroz. Se cuece 20 minutos a fuego suave. Pasado este tiempo nos quedará el caldo justo para el arroz.

Echamos el arroz, el azafrán, el colorante y probamos de sal. Cocemos a fuego medio 15 minutos.

Apagamos y dejamos reposar 10 minutos tapado con un paño o un papel de cocina.

Si vemos que se va quedando seco antes de los 15 minutos, bajamos un poco el fuego o añadimos un poco más de caldo.

Pasado el tiempo de reposo está listo para servir y disfrutar.

Gracias, Antonio, por cuidar tan bien a María, y gracias por el azafrán que ha llenado de la despensa de un aroma increíble.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
21 marzo 2017 2 21 /03 /marzo /2017 19:18

Las albóndigas son recetas  casi universales, las nórdicas (las famosas albóndigas de Ikea), las de la cocina árabe y oriental. En nuestra cocina tradicional hay distintas recetas, quizá porque con un mínimo cambio tenemos resultados distintos.

 

Entre tanta albóndiga ponerse de acuerdo es casi imposible.

Albóndigas con tomate

En casa a María las que más le gustan son de ternera con salsa de tomate, yo prefiero la salsa de cebolla, pero hay algo por encima de las diferencias que es que las albóndigas sean jugosas y blanditas.

Para conseguir unas albóndigas jugosas se  necesita añadirles ingredientes como cebolla frita,sofritos de verduras, pisto, queso que se funda bien, yema de huevo, y evitar poner harina o pan rallado en la masa.

Las de queso van muy bien para acompañarlas con pasta. Si usamos quesos curados lo mejor es rallarlos muy finos, si son tiernos o semi curados podemos picarlos en la picadora.

Ingredientes:

300 g de carne de ternera picada

100 g de queso

1 cebolla grande o 2 medianas

1 o 2 dientes de ajo (o ajo en polvo)

Perejil

1 huevo pequeño

Sal

Salsa de tomate casera

Aceite para freír

La salsa de tomate se hace con cebolla picada y pochada, ajo y si queremos perejil. Cuando esté bien pochada añadimos tomate triturado y cocemos unos diez minutos. si no nos gusta encontrar la cebolla, pasamos la salsa por la minipimer.

Hacemos un sofrito con la cebolla picada el ajo y el perejil.

Rallamos o picamos el queso.

Ponemos la carne picada en un bol  y añadimos la cebolla frita, el queso rallado, el huevo y la sal.

Mezclamos  con una cuchara hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

Formamos las albóndigas y las freímos directamente o ligeramente pasadas por harina.

Una vez fritas las pasamos a la sartén  con salsa de tomate.

Si las acompañamos con pasta, espolvoreamos con queso rallado y/u orégano.

Un plato completo rico para niños y adultos.

Espero que os guste.  

Compartir este post

Repost 0
20 marzo 2017 1 20 /03 /marzo /2017 14:38

Las verduras y hortalizas rellenas en casa nos gustan mucho, y salvo para las cebollas rellenas de bonito y las patatas rellenas que las hago a la manera tradicional, y que llevan horas, las preparo en olla rápida y así ya no cabe el pretexto de que dan mucho trabajo.

Uno de los rellenos que más me gustan para los pimientos es el de carne, foie y queso con arroz blanco. Para estos de tamaño mini, dejé el arroz de guarnición para que cupiera una cantidad razonable de relleno.

Ingredientes:

300 g carne picada de ternera

40 g cebolla frita

50 g foie (bloc  o micuit)

50 g queso rallado

1 cebolla grande

1 puerro

45 ml aceite (tres cucharadas)

Un chorro de vino blanco (opcional)

Sal /pimienta

Arroz blanco (guarnición)

Preparamos el relleno mezclando  la carne, cebolla frita, queso rallado, foie y sal. Amasamos para que queden  todos los ingredientes bien integrados. Reservamos.

Picamos la cebolla y el puerro en la picadora y lo ponemos a pochar en la olla con el aceite mientras rellenamos los pimientos.

Lavamos los pimientos y les cortamos la parte de arriba. Quitamos las semillas y con una cucharilla los rellenamos con la mezcla de carne, tapamos con el trozo que habíamos cortado y sujetamos con un palillo.

Cuando esté pochado el sofrito ponemos los pimientos en la olla y añadimos el vino blanco o agua. Ponemos sal si necesitan.

Tapamos la olla y cocemos 10-12 minutos. Dejamos que pierda presión y destapamos.

Sacamos los pimientos a un plato y dejamos evaporar la salsa con la olla destapada. Para que quede la salsa lisa, sin encontrarnos la cebolla podemos pasar la túrmix y dar un hervor.

Servimos los pimientos con la guarnición de arroz blanco y salseamos.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
17 marzo 2017 5 17 /03 /marzo /2017 21:45

Un postre para un día que vamos con prisas o que nos surge una comida o simplemente que nos apetece algo más elaborado que un yogur o una manzana.

Las obleas para empanadillas son muy versátiles, en dulce o salado podemos casi improvisar un plato. Son baratas y merece la pena buscar unas de calidad, a mí me encantan éstas, que encuentro en Carrefour:

El postre es de manzanas, pero se puede hacer con melocotones, nata y fresas, queso y membrillo,  crema y caramelo…

Ingredientes:

 3 obleas por persona

1 manzana grande por persona

 40 g de azúcar

15 g de mantequilla

Canela y/o vainilla, piel de limón (opcional)

Aceite para freír

Sacamos las obleas del frio para que atemperen.

Pelamos las manzanas y la cortamos en trocitos pequeños. Ponemos la mitad en un cazo con una cucharada de agua a fuego suave. (Podemos poner un palo de canela, piel de limón o una vainilla).

En una sartén fundimos la mantequilla y rehogamos la otra mitad de manzana.

Cuando empiece a tomar color le añadimos la mitad del azúcar y dejamos que se caramelice.

En el cazo de la compota cuando esté blandita la manzana añadimos el resto de azúcar y removemos. Cocemos unos tres o cuatro minutos más.

 

En una sartén ponemos aceite de oliva refinado o aceite de girasol y freímos las obleas, sacamos sobre papel de cocina.

Podemos montar el postre directamente en los platos:

Empezamos con una oblea frita, ponemos encima una cucharada de compota. Otra oblea y otra cucharada de compota y tapamos con una tercera oblea. Para acabar ponemos la manzana caramelizada y un hilo del almíbar de caramelizar.

Listo para llevar a la mesa. Se puede tomar caliente o tibio y acompañar con nata batida.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
14 marzo 2017 2 14 /03 /marzo /2017 21:13

En esta receta mi única función es publicarla, la preparó María después del curso de cocina japonesa al que fuimos hace unos meses.

La cocina japonesa bajo ese aspecto de sencillez y refinamiento, esconde elaboraciones  a veces sutiles, pero imprescindibles para que el resultado sea un éxito.

La receta podríamos dividirla en dos  apartados: por una parte el marinado del atún y por otra la preparación del arroz. Los más puristas añadirían un tercer apartado, el cortado del pescado, pero nosotras no llegamos a tanto.

Ingredientes:

Atún rojo

Salsa de soja

Aceite de sésamo (o aceite de semillas)

Mirin  (o agua)

Arroz variedad japónica ( minori, fuji mai…)

Vinagre de arroz

Azúcar

Sal

Semillas de sésamo

Se necesita que los lomos de atún estén cortados en rodajas gruesas (unos 2 centímetros). Limpiamos el atún quitando la piel y la parte más oscuras y lo cortamos en dados de 2 cm de lado.

Preparamos en un bol el marinado con 1 parte (50 ml) de salsa de soja, ½ parte (25 ml)  de mirin (licor japonés) que podemos sustituir por agua y ¼ de parte (una cucharada) de aceite de sésamo (se puede sustituir por aceite de girasol). Mezclamos y sumergimos los dados de atún. Después de unos diez minutos les damos la vuelta y los dejamos otros diez minutos.

Mientras, empezamos a lavar el arroz, primero en un colador para quitar las impurezas, después lo ponemos en un bol y lo cubrimos con agua y lo frotamos entre las palmas de las manos para quitar el almidón. Escurrimos y repetimos 4 o 5 veces hasta que el agua quede transparente.

Lo pasamos a la olla cubierto con agua y lo dejamos remojar media hora. Tapamos y lo ponemos a fuego fuerte hasta que hierva, lo dejamos tres minutos y bajamos el fuego  a medio (casi no hierve) y lo dejamos 15 minutos tapamos y dejamos reposar 10 minutos.

Sacamos el arroz a una bandeja para que enfríe. Le ponemos el vinagre de arroz mezclado con  una cucharadita de azúcar y una pizca de sal  y mezclamos (con cuchara de madera o de plástico).

Sacamos el atún escurriéndolo sobre papel de cocina.

Lo emplatamos junto con el arroz, poniendo un poco de sesamo sobre cada taquito.

Espero que os guste.

 

Compartir este post

Repost 0
12 marzo 2017 7 12 /03 /marzo /2017 20:53

Lo complicada que es la mente, y las relaciones que establece. El domingo y el arroz  se llevan bien en mi cabeza, aunque no tengo ni idea del porqué de esa asociación.

Pero hoy domingo, si he preparado  arroz, un arroz no muy  frecuente en nuestra cocina tradicional, pero muy conocido en la cocina portuguesa.  El arroz, más allá de la receta que sea,  me gusta meloso pero no caldoso, una textura  perfecta para el arroz con pulpo.

Ingredientes:

100g de arroz por persona

100 g de pulpo cocido por persona

Pimiento verde

Pimiento rojo

1 diente de ajo

Cebolla

Perejil picado  

Pimentón  dulce

Azafrán  en hebra

4ml de aceite

Sal

3 medidas  (del arroz) de agua de cocer el pulpo o de caldo de pescado

Se pica el pimiento rojo, el pimiento verde, la cebolla, el ajo, en brunoise y se pone en la sartén con el aceite a fuego bajo para hacer el sofrito del arroz.

Ponemos a calentar el caldo y cortamos el pulpo.

Cuando el sofrito está pochado echamos el pulpo cortado  y rehogamos un momento.

Añadimos el pimentón, mezclamos y añadimos el arroz.

Le damos unas vueltas y ponemos la sal (si necesita),el perejil y el azafrán.

Aunque no es un risotto, me gusta poner primero un poco de caldo, remover hasta que se seque y luego añadir el resto del caldo.

Lo hacemos 18 minutos a fuego medio. Lo dejamos reposar 5 minutos antes de servir.

Un arroz delicioso y muy sencillo de preparar.

Espero que os guste.

¡Bien por María que ya lo ha hecho!, y que le ha gustado

Buena pinta,muy buena.

Compartir este post

Repost 0
21 enero 2017 6 21 /01 /enero /2017 19:25

Arroz con pitu de caleya

En Asturias hay dos arroces estrella, el arroz con bogavante y el arroz con pitu de caleya.  Los dos fantásticos y no sabría por cual decantarme.

Arroz con pitu de caleya

En casa  la mayoría de las veces el arroz con pitu suele venir al día siguiente de tomar el pollo guisado o asado, porque la salsa y los trozos de pollo que sobran son la base del arroz. Pero en esta ocasión he partido de cero, o mejor dicho de un pitu de casi cuatro kilos.

Arroz con pitu de caleya

Se trocea el pollo y distribuyen los trozos para futuros usos (dependerá del número de comensales de la casa). He dejado la carcasa y parte de las alas para hacer el caldo del arroz.

Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya

Media pechuga y las partes más carnosas de las alas las he usado para arroz (dos personas)

Arroz con pitu de caleya

Ingredientes:

Pollo troceado

2 cebollas pequeñas o una grande

2 dientes de ajo

Sal

150 ml de coñac (brandy)

75 ml de aceite

2 ½ medidas del arroz de cado de pollo

3 cucharadas de tomate natural triturado

1 cucharadita de carne de pimientos choriceros

120 g de arroz por persona

Azafrán

1 pimiento morrón de lata

Arroz con pitu de caleya

Adobamos unas horas antes el pollo con sal y ajo.

Guisamos el pollo con la receta tradicional:

Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya

Doramos el pollo en aceite y cuando ha cocido color añadimos la cebolla picada y el ajo del adobo. Rehogamos un momento y ponemos el coñac.

Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya

Tapamos la olla y le guisamos 25 minutos.

Ponemos a calentar el caldo desgrasado.

Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya

Abrimos la olla y pasamos los trozos de carne a un plato y la salsa a la sartén o paella en la que vayamos a preparar el arroz.

Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya

Añadimos a la salsa el tomate, la carne de pimiento, removemos para mezclar y dejamos hervir dos minutos.

Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya Arroz con pitu de caleya

Devolvemos la carne a la sartén y echamos el arroz, removemos y rehogamos un minuto. Añadimos el caldo caliente (2medidas y media aproximadamente, depende del arroz), el azafrán. Probamos de sal y rectificamos si es necesario. Ponemos por encima el pimiento morrón cortado en tiras (yo le añado el jugo del pimiento también).

Arroz con pitu de caleya

A fuego lento (justo que burbujee despacito y de forma uniforme) tenemos el arroz 18-20 minutos. Probamos para ver si el grano está ya hecho a falta del reposo y si necesita unos minutos más añadimos un poco de caldo caliente. Dejamos  reposar  5 minutos y está el arroz listo para servir.

Arroz con pitu de caleya

Al momento de servirlo me gusta mezclar el arroz en la sartén porque suele quedar la salsa del fondo más concentrada en los bordes.

Arroz con pitu de caleya

Pero no sé si es muy ortodoxo o es un gusto personal.

Arroz con pitu de caleya

Espero que os guste.    

Compartir este post

Repost 0

Autor

              Belenciaga

Buscar

El Blog

     Belenciaga paso a paso

  

Mis recetas paso a paso, con la única intención de mostrar que hacer un plato sabroso, sencillo y apetecible está al alcance de todos. Son recetas para el día a día, para una celebración familiar, o para una reunión de amigos...Los únicos ingredientes imprescindibles son el disfrute y el entusiasmo para hacerlas y el placer de compartirlas.                  

Gastromanía

prendes-078--corter---copia-copia-1.jpg

 Gastromanía  es un nuevo espacio en mi blog.                                     Una gran mesa virtual en la que podréis disfrutar los platos de   grandes  chefs.