Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
27 abril 2017 4 27 /04 /abril /2017 17:14

Antes de poner la receta quiero aclarar que, aunque ponga que es un plato de dieta no significa que anime  a nadie a hacer dieta por su cuenta, es solo una idea de cómo combinar carne y verdura en un plato.

Estas recetas son saludables, y pueden incluirse en una dieta, pero en todo caso ha de ser un especialista quien nos oriente en nuestra dieta.

En esta hamburguesa lo que predominan son las proteínas frente a los hidratos de carbono, y poca grasa. El pan es la aportación de hidratos carbono, que  en mi caso es prescindible. He puesto grelos porque me gustan más que las espinacas, pero se pueden poner espinacas.

Ingredientes:

Carne picada (ternera o pollo) 80 g/por hamburguesa

Grelos o espinacas cocidos y rehogados  60 g/por hamburguesa

Queso mozzarella light 30 g/por hamburguesa

1 huevo/ por dos hamburguesas

Sal (ajo, pimienta… opcional)

1 cucharada de aceite

Preparamos los grelos. Una vez cocidos, los escurrimos bien y los rehogamos con ajo molido y una gota de aceite. Los cortamos con la tijera o picamos a cuchillo.

Cortamos la mozarela en trocitos pequeños (usé lonchas, pero puede ponerse rallada).

Ponemos en un bol, la carne, los grelos, el queso, el huevo y la sal. Mezclamos bien todos los ingredientes.

Hacemos las hamburguesas con un aro de emplatar sobre un papel de cocina, o simplemente aplastando con la mano (aunque así será más fácil que se nos abran).

Ponemos un hilo de aceite en la sartén y cuando esté caliente echamos la hamburguesa ayudándonos con el papel. Dependiendo del tamaño y grosor las dejamos 1-2 minutos por cada lado.

Sacamos al plato  acompañándola con una ensalada o sobre una tostada.

 Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
23 abril 2017 7 23 /04 /abril /2017 17:43

Un postre para acabar la semana, o para endulzar  y coger energía para empezar la siguiente.

La panna cotta es un postre de origen italiano (nata cocida literalmente), que se puede hacer de muchos sabores, desde la más sencilla con vainilla a las más elaboradas. Todas tienen en común una cremosidad  deliciosa.

Se suele añadir a la nata una parte de leche, en esta panna cotta de caramelo salado solo lleva nata.

Ingredientes:

                  

500ml de nata

160 g de azúcar

60g de mantequilla

2 g de sal

6 g de gelatina neutra

Se pone la gelatina en agua fría a hidratar  (si usamos gelatina neutra en polvo añadimos 12 g de agua).

Se pone a calentar la nata (no tiene que hervir) para que al añadirla al caramelo no  salte ni se formen cristales.

Se pone el azúcar al fuego, sin remover, moviendo solamente el cazo.

Cuando el caramelo esté dorado, ponemos la mantequilla, la sal y retiramos del fuego.

Añadimos la nata ayudándonos de una cuchara para evitar que salpique.

Removemos para mezclar bien  y añadimos la gelatina escurrida (si hemos usado gelatina en polvo se añade la pasta que resulta de hidratarla con los 12 g de agua).Mezclamos.

Repartimos en las copas o en los recipientes que hayamos elegido. Dejamos templar y los metemos al frigo por lo menos 4 horas, mejor hacerla de un día para otro.

Al momento de servir podemos ponerles una bolita de merengue cocido y caramelo de mantequilla salada.

Espero que os guste.

Enlaces relacionados:

http://www.belenciaga.es/article-panna-cotta-de-vainilla-y-lima-67399571.html

http://www.belenciaga.es/2017/04/caramelo-de-mantequilla-salada.html

http://www.belenciaga.es/article-merengue-cocido-67315591.html

Compartir este post

Repost 0
15 abril 2017 6 15 /04 /abril /2017 17:26

A medio camino entre la empanada  de bacalao y las patatas asadas rellenas, estas tartaletas son un aperitivo muy rico que es muy sencillo de preparar en poco tiempo, incluso podemos hacerlo por tiempos, tener las tartaletas de hojaldre horneadas  y rellenarlas  un momento antes de servir.

Ingredientes: (15 tartaletas)

Una plancha de hojaldre (1 ½ dependiendo del tamaño y forma)

2 puerros

1 lomo de bacalao fresco (300g limpio)

50 ml de aceite

Huevo batido (o unas cucharadas de leche)

Pasas  de Corinto sin semillas (un puñado)

Mayonesa, alioli, o mayonesa de ajo

Extendemos la plancha de hojaldre y recortamos círculos del tamaño del molde de tartaletas que vayamos a usar (yo utilicé las de 6 cm que quedan de bocado).

Forramos los moldes y pinchamos el fondo (no importa mucho que suban, al sacarlas las aplanamos para hacer hueco al relleno).   Las pintamos con huevo batido o con leche.

Las horneamos 15-20 minutos en el horno precalentado a 180º.

Limpiamos los puerros y los cortamos en rodajas muy finas. Los ponemos a pochar con el aceite a fuego lento, removiendo de vez en cuando.

Ponemos a cocer el bacalao en agua y sal (si es fresco) y lo hervimos 3-4 minutos, hasta que veamos que se separan las lascas. Lo sacamos  bien escurrido y lo limpiamos quitando la piel y espinas. Desmenuzamos.

Añadimos el bacalao al puerro pochado y ponemos las pasas. Se deja unos dos tres minutos a fuego lento para que se mezclen bien los sabores.

Rellenamos las tartaletas con una cucharada de bacalao. Las cubrimos con mayonesa y las ponemos a gratinar con el grill al máximo. Las sacamos en cuanto se vean doradas.

Servimos bien calientes.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
13 abril 2017 4 13 /04 /abril /2017 18:06

Una croqueta y dos acabados, sería un buen resumen de como un pequeño cambio a la hora de freír las croquetas dan resultados bien distintos.

En este caso la masa de las croquetas es la misma, una base de bechamel (las croquetas  de bacalao también se pueden hacer con patata en vez de bechamel), cambia la forma del acabado, unas van rebozadas con huevo batido y a la sartén y las otras se empanan después de pasarlas por el huevo.

Las primeras son un puro bocado de crema  en una ligerísima corteza;

en  las otras la corteza es más gruesa, lo que las hace más resistentes  y se pueden formar mejor (son más adecuadas para congelar).  Para no verme en el aprieto de tener que recomendar una, lo mejor es hacer las que vayamos a tomar en el momento pasadas por huevo, y las que vayamos a dejar para congelar hacerlas de manera tradicional.

Ingredientes:

350 g de bacalao desalado

1 cebolleta

Unas ramas de perejil

75 g de harina

1 l de leche

75 ml de aceite

Sal

 Huevo batido

Pan rallado

Aceite para freír

Empezamos preparando los ingredientes: pelamos la cebolleta y la cortamos en brunoise muy fina. Lavamos el perejil y también lo picamos. Quitamos la piel y las espinas al bacalao y lo cortamos en trocitos pequeños.

Ponemos 50 ml de aceite en la sartén en la que vayamos a hacer la bechamel y pochamos a fuego lento la cebolleta.

 En otra sarten ponemos el resto del aceite (25 ml) y salteamos a fuego vivo el bacalao (para que no pierda agua), añadimos el perejil picado, mezclamos y reservamos.

Cuando la cebolleta esté tierna  echamos la harina y rehogamos unos minutos para que no sepa a cruda la bechamel.

Vamos añadiendo leche a pocos y con una cuchara removemos hasta que se integre.

Repetimos con más leche, removiendo sin parar. Cuando ya esté cremosa pasamos a remover con las varillas. Yo pongo la leche del tiempo, pero se podría añadir caliente.

 La proporción de harina es muy baja, así que el conseguir una bechamel fina y con cuerpo es cuestión de cocer más tiempo para que evapore. Es más costoso, pero merece la pena porque es el único secreto de una buena croqueta.

Cuando ya casi esté la bechamel añadimos el bacalao rehogado con el perejil, mezclamos y cocemos un par de minutos. También he visto recetas en las que el bacalao se pone desde el principio junto con la cebolleta, pero encuentro que se deshace demasiado y queda una masa muy homogénea donde no se aprecia el bacalao. A mí me gusta más encontrar algún trocín de bacalao.

Pasamos la masa a una fuente y la tapamos con film a piel para que no coja corteza. Dejamos enfriar fuera del frigo, cuando ya esté fría la metemos al frigo una hora.                                 Batimos el huevo y ponemos un plato con pan rallado. Vamos cogiendo porciones de masa y las pasamos por pan rallado.

En este punto separamos las que vayamos a tomar pasadas por huevo y seguimos haciendo el resto: se pasan por pan rallado, huevo batido y de nuevo por pan rallado.

Para freír las rebozadas, simplemente las pasamos por huevo batido y a la sarten con abundante aceite.

Rebozadas

Les damos la vuelta y cuando están doradas se sacan sobre papel de cocina.

 Se toman bien calentitas, para que se fundan en la boca.

Las empanadas se fríen igual, en aceite abundante, moviendo la sartén para que el aceite las cubra y no se abran.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
2 abril 2017 7 02 /04 /abril /2017 18:25

Crujientes por fuera y tiernos por dentro, con un intenso sabor cítrico, así podría describir estas galletas. Los ingredientes son de lo más normal, de los que siempre solemos tener en casa.

Si añadimos que son fáciles de hacer y que los tenemos listos en poco más de media hora, nos quedamos sin excusas para no hacerlos.

Ingredientes:

75 g de mantequilla temperatura ambiente

75 g de azúcar

150 g de harina

50 g de almendra molida

1 cucharadita de impulsor (royal)

½ cucharadita de colorante amarillo

1 huevo pequeño

1 limón

Una pizca de sal

Unas gotas de esencia de limón

 Azúcar glas para rebozar

Rallamos el limón y lo exprimimos. Reservamos.

Tamizamos la harina con el impulsor y el colorante. Reservamos.

Ponemos en un bol la mantequilla con el azúcar y la sal batimos hasta blanquear. Añadimos el huevo, el zumo y la ralladura. Batimos.

Añadimos la almendra molida y mezclamos. Por ultimo vamos añadiendo la harina en dos o tres veces y mezclamos (podemos usar las varillas hasta  la última tanda de harina, que mezclamos con una cuchara).

Tendremos una masa blandita que se pega ligeramente a las manos.

Dejamos reposar la masa media hora en el frigo. Al sacarla ya podremos manejarla con las manos.

Hacemos bolitas  y las rebozamos en azúcar glas. Las colocamos en la bandeja cubierta con papel de horno.

 Se hornean en el horno precalentado a 170º con aire o a 180º sin ventilación unos 15 minutos.

Sacamos sobre una rejilla y los espolvoreamos con azúcar glas.

Es difícil resistirse y esperar a que enfríen.

 Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
1 abril 2017 6 01 /04 /abril /2017 18:15

Cada vez que me pongo a publicar una tortilla, recuerdo que tengo pendiente poner una tortilla de patata en el blog, porque aunque es muy simple y la mayoría saben hacerla, es una receta a la que cada cual le da el punto personal. De momento vamos a por esta tortilla de grelos y queso gallego (Arzúa-Ulloa o Tetilla).

Es una tortilla muy rica, con el toque cremoso del queso fundido y la jugosidad de los grelos.Una tortilla gallega de principio a fin.

Si tenemos los grelos cocidos (se conservan muy bien congelados) o los compramos congelados o en conserva, hacer la tortilla es cuestión de cinco minutos.

Ingredientes:

100 g de grelos cocidos por persona

50 g de queso gallego (Arzúa-Ulloa)

1 huevo grande

Sal

Ajo molido

2 cucharadas de aceite

Para adornar:

Aros de cebolleta

Panko o harina para rebozar

Pimentón

Cortamos el queso en trocitos muy pequeños.

Cortamos la cebolleta en aros, los rebozamos y freímos en abundante aceite hasta dorarlos. Reservamos.

Escurrimos bien los grelos y los rehogamos con un poco de aceite y ajo molido. Reservamos.

Batimos los huevos con sal y añadimos al batido el queso.

Ponemos los grelos y mezclamos bien para que se impregnen bien y se reparta el queso.

Ponemos una cucharada de aceite en la sartén y calentamos. Echamos la mezcla y cocemos a fuego medio para dar tiempo a que se funda el queso. Le damos la vuelta con un plato y hacemos la tortilla por el otro lado.

Pasamos la tortilla al plato y ponemos los aros de cebolla encima. Espolvoreados con pimentón y lista para llevar a la mesa bien calentita.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
31 marzo 2017 5 31 /03 /marzo /2017 20:38

Dicen, eso he leído, que las croquetas son de los platos que mayor aceptación tienen, gustan a casi todos. El único pero que se me ocurre es que lleva bastante tiempo hacerlas con la receta más tradicional.

Algunos ingredientes nos permiten un atajo, cambiando la bechamel por patata, con lo que se simplifica mucho la elaboración. Las de bacalao y en general las de  pescado, las de queso,  las de setas quedan muy ricas hechas con puré de patata.

En las de hoy he puesto tartufata  (concentrado de setas), trufa y queso brie. Nos gustaron mucho, quedan suaves y cremosas.

Ingredientes:

1 vaso grande de leche

Copos de patata

Sal

2 cucharadas de aceite

2 trufas

 2 cucharadas de concentrado de setas

Queso brie

Huevo batido

Pan rallado

Aceite para freir

Se cortan las trufas en trocitos muy finos  y se junta con la tartufata.

Ponemos en un cazo la leche, las cucharadas de aceite, y la sal y lo ponemos a calentar hasta que hierva. Retiramos del fuego y añadimos los copos (ha de quedar un puré espeso) dejamos reposar un minuto y mezclamos.

Añadimos al puré de patata la trufa, el concentrado de setas y el jugo de las trufas mezclamos hasta integrar bien los ingredientes.

Mientras enfría un poco el puré, vamos preparando el queso cortándolo en taquitos (se puede dejar la piel).

Cogemos una cucharada de pure y lo extendemos en la palma de la mano. Ponemos el queso en el centro, cerramos y formamos la croqueta.

Las pasamos por pan rallado, por huevo batido, y de nuevo por pan rallado. Están listas para freir.

Se fríen en aceite caliente (180º) en una sartén o cazo profundo para que se frían sin necesidad de ir dándoles la vuelta.Aproveché el aceite que tenía de confitar shiitakes para que quedasen aún más sabrosas.

No conviene freír muchas a la vez para que no enfríe el aceite y queden aceitosas.

Se sacan sobre papel de cocina y se sirven bien calientes para que el queso esté bien fundido.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
29 marzo 2017 3 29 /03 /marzo /2017 16:15

No es la presentación típica de la quesada, lo sé.

Suele hacerse en un molde bajo cuadrado, pero a la hora de hacer porciones no quedan iguales, unas son de la parte del centro, otras de los bordes, y así en moldes individuales quedan uniformes.

Me gusta que tenga esa capita tostada por fuera y el centro jugoso, pero eso va en gustos.

La mejor quesada que recordaba era la que nos preparaban en Espinama junto con el avituallamiento para pasar unos días en Áliva, en una casa en medio de la nada. En su momento me dieron la receta, pero nunca llegué a hacerla quizá por miedo a que no me saliera tan deliciosa como aquella.

Esta receta es tradicional y auténtica donde las haya, me llegó de manos de Luis un compañero en un curso de cocina, y estupendo cocinero, que a su vez la conoció por su abuela, una mujer  que con cien años seguía teniendo una actividad, un humor y un talante envidiable.

Y desde luego no me decepcionó, al contrario, me encantó y la repito con cierta frecuencia.

Luis me la escribió y por si no conseguía cuajo, me dio la opción de usar cuajada, porque curiosamente la quesada no lleva queso, solo leche cuajada.

Hice media receta, con 2 huevos pequeños. Las tazas en medida de volumen son de 240 ml, en peso de harina 140 g/taza y en azúcar 180 g/taza.

Lo primero es cuajar la leche, una o dos horas antes sacamos la leche del frigo y añadimos una cucharadita de cuajo (5 ml) y removemos, o como indica Luis con un sobre de cuajada. tiene que quedar como un yogur (Yo os recomiendo hacerla con cuajo).

Untamos los moldes con mantequilla.

Cuando la leche ya esté cuajada, fundimos los 125 g de mantequilla.

 En un bol batimos los huevos con el azúcar y añadimos la cuajada, mezclamos.

                                                          

Ponemos la harina y batimos hasta integrarla, por último se echa la mantequilla fundida, mezclamos y ponemos en el/los molde/s.

 O un segundo método: ponemos todos los ingredientes en un bol. Batimos con varillas manuales hasta conseguir una crema lisa, sin grumos y echamos en los moldes (con un grosor de unos dos cm).

 Este es el procedimiento que sigo cuando tengo ayudantes de cocina jovencitos, para evitar accidentes con máquinas.

Horneamos en el horno precalentado a 180º unos 15-20 minutos (dependerá del tamaño).

Sacamos y dejamos que enfríe un poco para desmoldar. Si la hacemos en un solo molde cortamos rectángulos y servimos.

No necesita ningún acompañamiento,

pero si os gusta, podéis ponerle una compota de manzana o una cucharada de mermelada de frutos rojos.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
11 marzo 2017 6 11 /03 /marzo /2017 22:48

 

Los calçots  son un producto de temporada y  en muchas regiones es prácticamente imposible conseguirlos. Ahora podemos  comprarlos on line. Y si esto pasa con los calçots, qué decir si son babys, los de esta receta me los regalaron ya limpios y listos, no se puede pedir más.

Podemos sustituir  estos calçots por ajos tiernos (ajetes) mucho más fáciles de conseguir en cualquier época de año, frescos o congelados.

Las tartaletas son un aperitivo ideal, fáciles de comer, sin cubiertos y sin estar sentados a la mesa, incluso para llevar a una excursión.

Ingredientes: (para 12 tartaletas)

Una plancha de hojaldre

300 g de calçots

50 ml de aceite de oliva

3 huevos

100 ml de nata

Sal

 Pimienta

Ajo molido

 Si los compramos frescos tenemos que limpiarlos quitando la parte más verde de las hojas, la raíz, lavarlos y cortarlos. Los congelados ya vienen listos para cocinarlos.

Ponemos en la sartén el aceite y pochamos a fuego muy suave los calçots con una pizca de sal (me gusta la sal gruesa para la cocina) removemos de vez en cuando..

Mientras se van haciendo los calçots, extendemos el hojaldre y forramos los moldes de las tartaletas. Pinchamos el fondo con un tenedor. Pintamos con huevo batido y horneamos a 180º hasta que estén doradas.

Sacamos y antes de que enfríen, ayudándonos con un papel de cocina las aplastamos para hacer hueco.

Batimos los huevos con la nata, sal, pimienta y ajo molido.

Rellenamos las tartaletas con una cucharada de claçots,  y dos de la mezcla de huevo. Horneamos  a 180º hasta que estén cuajadas y ligeramente doradas.

Se pueden tomar calientes, tibias o frías, al gusto de cada uno.

También se pueden hacer de un día para otro y calentándolas cinco minutos en el horno.

Espero que os gusten.

Compartir este post

Repost 0
4 marzo 2017 6 04 /03 /marzo /2017 16:19

Un bocadillo también tiene cabida en un blog, al menos en un blog que refleje lo que se come en casa. Porque supongo que a todos nos ha apetecido un bocadillo en algún momento. Y ojalá se volviera a la buena costumbre de incluir un bocadillo en la merienda de los niños.

Algunos bocadillos los tengo asociados a situaciones concretas, como el de tortilla de bonito que es el  almuerzo de un día de caza con mi padre. O el de atún con tomate, ensaladilla, o pasta de gambas de Rodilla.

Una tortilla francesa es muy socorrida para una cena, y ahora que procuro no pasarme con los huevos el día que me la permito la disfruto al máximo:

La preparo en la sartén de tamagoyaki, la cuadrada, que enrollada queda perfecta para el bocadillo.

Con una baguete calentita, unas rodajas de tomate con sal y aceite y una cucharadita de cebolla frita en la tortilla.

Ya no hay mucho más que decir, ingredientes y modus operandi quedan claros, ahora a disfrutar con nuestro bocadillo.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0

Autor

              Belenciaga

Buscar

El Blog

     Belenciaga paso a paso

  

Mis recetas paso a paso, con la única intención de mostrar que hacer un plato sabroso, sencillo y apetecible está al alcance de todos. Son recetas para el día a día, para una celebración familiar, o para una reunión de amigos...Los únicos ingredientes imprescindibles son el disfrute y el entusiasmo para hacerlas y el placer de compartirlas.                  

Gastromanía

prendes-078--corter---copia-copia-1.jpg

 Gastromanía  es un nuevo espacio en mi blog.                                     Una gran mesa virtual en la que podréis disfrutar los platos de   grandes  chefs.