Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
27 abril 2017 4 27 /04 /abril /2017 17:14

Antes de poner la receta quiero aclarar que, aunque ponga que es un plato de dieta no significa que anime  a nadie a hacer dieta por su cuenta, es solo una idea de cómo combinar carne y verdura en un plato.

Estas recetas son saludables, y pueden incluirse en una dieta, pero en todo caso ha de ser un especialista quien nos oriente en nuestra dieta.

En esta hamburguesa lo que predominan son las proteínas frente a los hidratos de carbono, y poca grasa. El pan es la aportación de hidratos carbono, que  en mi caso es prescindible. He puesto grelos porque me gustan más que las espinacas, pero se pueden poner espinacas.

Ingredientes:

Carne picada (ternera o pollo) 80 g/por hamburguesa

Grelos o espinacas cocidos y rehogados  60 g/por hamburguesa

Queso mozzarella light 30 g/por hamburguesa

1 huevo/ por dos hamburguesas

Sal (ajo, pimienta… opcional)

1 cucharada de aceite

Preparamos los grelos. Una vez cocidos, los escurrimos bien y los rehogamos con ajo molido y una gota de aceite. Los cortamos con la tijera o picamos a cuchillo.

Cortamos la mozarela en trocitos pequeños (usé lonchas, pero puede ponerse rallada).

Ponemos en un bol, la carne, los grelos, el queso, el huevo y la sal. Mezclamos bien todos los ingredientes.

Hacemos las hamburguesas con un aro de emplatar sobre un papel de cocina, o simplemente aplastando con la mano (aunque así será más fácil que se nos abran).

Ponemos un hilo de aceite en la sartén y cuando esté caliente echamos la hamburguesa ayudándonos con el papel. Dependiendo del tamaño y grosor las dejamos 1-2 minutos por cada lado.

Sacamos al plato  acompañándola con una ensalada o sobre una tostada.

 Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
26 abril 2017 3 26 /04 /abril /2017 16:50

Hacer dieta cuando en casa hay más personas, supone la mayoría de las veces tener que preparar dos menús. Otras veces podemos hacer un plato para  todos, platos saludables, que los que no estén a dieta puedan comer, aunque ellos puedan añadir pan o postre.

Con algunos trucos podemos hacer un arroz sabroso, apetecible y sano  para toda la familia.

Añadiendo caldo de verduras casero en vez de agua. Para hacer el caldo usamos los recortes de verduras  que desechamos normalmente: la parte más dura y verde de la lechuga, la col o los puerros, las hojas de la coliflor, las tapas de tomates y pimientos, tallos de espárragos…

Como ingrediente principal del arroz podemos  poner carne poco grasa, picada y en albóndigas y añadir una buena cantidad de verduras  variadas (yo las tengo ya pochadas y congeladas).

Ingredientes:

250 g de carne magra picada

Verduras variadas pochadas

Tomate rallado

½ cucharadita de pimentón

200 g de arroz

2.5 medidas de caldo  (medida de arroz)

Azafrán

Sal

 Ajo molido

2 cucharadas de aceite

Si no tenemos verduras ya pochadas empezamos limpiando y troceando las verduras y las ponemos a pochar a fuego suave. Removemos de vez en cuando.

Adobamos la carne picada con sal y ajo molido (la de esta receta es de ternera, pero puede ser pollo o pavo) y se forman albóndigas.

Se  sellan en un horno de aire tipo actifry o en la sartén con una gota de aceite. Se reservan.

Una vez que las verduras estén tiernas, añadimos el tomate rallado y rehogamos. Ponemos el pimentón y mezclamos. Juntamos en la sartén de las verduras las alhóndigas, rehogamos  el arroz y añadimos el caldo de verduras caliente.

Probamos de sal y ponemos el azafrán.

Cocemos  a fuego suave 18 minutos y lo dejamos reposar 10 minutos antes de servir.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
20 abril 2017 4 20 /04 /abril /2017 19:25

Cuando somos pocos en casa se agradecen las porciones pequeñas, en este caso los tomates cherry, que nos permiten  usar varias clases de tomate sin que luego nos queden cuatro o cinco trozos de  tomate empezados  en el frigo.

Así en un mismo plato tenemos distintos sabores  de tomate, kumato, rama, amarillo, pera… que lo hacen muy sabroso.

Se puede preparar en una olla tradicional, pero os recomiendo hace las judías verdes en la olla rápida, sin más jugo que el que aportan los tomates  y la cebolleta.

Acompañadas de unas patatas fritas en cuadritos es un plato saludable y apto para vegetarianos.  Y para hacer un plato más completo aún, como plato único, añadir un sofrito de taquitos de jamón.

Ingredientes:

Judías verdes (250 g/ persona)

Tomates cherry variados

½ cebolleta

2 cucharadas de aceite de oliva

Sal

1 patata mediana

50 g de jamón

Se lavan las judías verdes y se trocean. Se ponen en la olla. Por encima ponemos los tomates lavados y cortados a la mitad. Se pela la cebolleta y se echa por encima cortada en juliana. Ponemos sal y un hilo de aceite. Cocemos 8-10 minutos según nos gusten más o menos hechas las judías.Se pela la patata y se corta en cubitos. Se fríen en abundante aceite.

Sacamos las judías verdes al plato procurando no mezclarlas demasiado, de forma que los tomates queden por encima. Ponemos  alrededor las patatas fritas.

Si queremos  completar el plato, podemos añadir unos taquitos de jamón salteados en la sartén.

Espero que os guste.
 

Compartir este post

Repost 0
19 abril 2017 3 19 /04 /abril /2017 19:15

Este año no ha habido buenas alcachofas, o yo no he tenido suerte. Las he comprado en distintas fruterías  a lo largo de la temporada y ninguna estaba para tirar cohetes, así que la mayor parte de las veces he recurrido a hacerlas guisadas en la olla para que quedasen jugosas y tiernas.

Antes de rellenarlas las he cocido al vapor 10 minutos, y he puesto un relleno de ternera con  pisto que ha ayudado bastante a que quedaran ricas.

Ingredientes:

2 o 3 alcachofas por persona

100 g de carne por persona

1 yema de huevo

4 cucharadas grades de sofrito

Sal

4 cucharadas de aceite

Un buen chorro de vino blanco

Limpiamos las alcachofas dejando solo el centro de hojas tiernas. Si los tallos son tiernos los pelamos y los guisamos con los corazones de alcachofa. Para que no se oxiden, las untamos con un limón y las vamos poniendo en un bol con agua y unas gotas de limón o vinagre.

Ponemos las alcachofas en el cestillo de la olla con agua y sal y cocemos al vapor diez minutos.

Ponemos la carne picada en un bol y añadimos dos cucharadas de sofrito, sal, la yema y mezclamos. Hacemos albóndigas del tamaño del hueco de las alcachofas y si sobra carne hacemos albóndigas más pequeñas hasta gastar la carne picada.

Pasamos las albóndigas por la sarten con un poco de aceite, para sellarlas.

Escurrimos las alcachofas y ahuecamos con una cuchara. Ponemos una albóndiga en cada alcachofa.

Ponemos en la olla el aceite y echamos el resto de sofrito. Añadimos el vino y dejamos que evapore el alcohol. Metemos las alcachofas y los tallos y cerramos la olla. Cocemos 10 minutos. Si se hace en ollas que expulsen vapor y pierdan líquido al cocer, además del vino ponemos medio vaso de caldo o de agua.

Destapamos y sacamos las alcachofas, pasamos la salsa por la túrmix.

Servimos con una guarnición de arroz, patatas fritas o lo que más nos guste. Yo aproveché unas galletas de hojaldre que tenía ya horneadas.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
17 abril 2017 1 17 /04 /abril /2017 17:59

La pasta  admite tantas preparaciones distintas y con resultados tan diferentes que podríamos tomarla todos los días sin la sensación de que estamos comiendo lo mismo. Son fáciles de preparar y si tenemos hecho el acompañamiento en cuestión de minutos está el plato para llevar a la mesa.

Como esta temporada toca dieta las entradas nuevas salen del archivo de “pendientes” ,  y algunas están agrupadas por ingredientes, en este caso por recetas con conserva de setas casera.

Para los espaguetis usé setas confitadas (como en el risotto de ayer) y concentrado de setas.

Se descongelan en 1 minuto en el microondas mientras se cuece la pasta, lo que supone que en diez minutos tenemos el plato listo.

Ingredientes:

100 g de pasta por persona

50 g de setas confitadas

50 g de concentrado de setas

50 g de foie fresco

Sal

 2 cucharadas de aceite de trufa

Se pone  agua y sal en una olla alta, cuando rompa a hervir echamos la pasta y cocemos según las indicaciones del paquete.

Mientras se cuece la pasta descongelamos el concentrado de setas y las setas. Ponemos en una sartén el concentrado y lo rehogamos con el aceite de trufa. Reservamos.

 Cortamos el foie en dados y los salteamos en una sartén bien caliente, vuelta y vuelta. Añadimos las setas confitadas y mezclamos. Reservamos.

Cuando la pasta esté cocida la escurrimos sobre un colador (no hay que refrescarla, ni pasarla por el grifo) y se añade a la sartén en la que teníamos la salsa de setas.

Se mezcla bien y se sirve en los platos.

Ponemos por encima las setas y el foie con el aceite que haya soltado el foie.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
16 abril 2017 7 16 /04 /abril /2017 19:40

Haciendo un paralelismo entre risotto y paella, podríamos decir que son formas de preparar el arroz, en cuanto al aspecto,  al tipo de recipiente donde se prepara o la textura final, pero no  aportan información sobre los ingredientes.

                                    Risotto de foie y trufa blanca                       

Risotto de setas, foie y trufa blanca

                                                                 Risotto de oricios

b-047.jpg

Hay distintas  paellas, de la misma forma que hay  muchísimos risottos, dependiendo principalmente de los ingredientes específicos.

Sí que podríamos hacer unas cuantas consideraciones generales:

       

Los risottos se hacen con arroces ricos en almidón, como los  carnaroli o arborio, que ya se encuentran fácilmente en los supermercados. Si no, podríamos hacerlos con arroces de grano corto como el arroz bomba.

La cocción se hace en varios tiempos. Se empieza sofriendo el arroz en aceite, siempre removiendo y se le añade un fondo de vino que dejamos que evapore. Se añade caldo caliente en varias veces mientras se remueve. Solo en los últimos 8 minutos se deja que el arroz absorba el caldo sin remover.

Hay que “mantecarlos”, bien con mantequilla o con queso (generalmente parmesano) o con ambas cosas.

El resultado final no ha de ser ni un arroz caldoso, ni uno suelto. Más que la cuestión de caldoso, lo que caracteriza al risotto es su textura cremosa (parecida al del arroz con leche asturiano).

Ingredientes: (para dos personas)

180 g de arroz carnaroli

½ cebolla

50 ml de aceite (usé aceite de confitar setas)

75 ml de vino blanco

700 ml de caldo

100 g de setas confitadas (200 g aprox. en fresco)

15 g de mantequilla

50 g de parmesano rallado

Sal (dependerá de si el caldo ya está salado)

Dos lonchas de brie

50 g de foie micuit

setas, conserva casera.

Tenía ya confitadas las setas. Me gusta hacer una buena tanda de setas variadas, en temporada, que luego congelo en raciones.

Ponemos a calentar el caldo.

Cortamos la cebolla en una brunoise muy fina y la ponemos a pochar en el aceite a fuego lento. Cuando está blanda sin llegar a coger color, echamos el arroz y removemos manteniendo el fuego bajo durante dos o tres minutos.

Subimos el fuego y añadimos el vino dejamos que se evapore removiendo el arroz sin parar (en este momento el arroz está transparente solo con un punto blanco en el centro.

Añadimos un cazo de caldo y bajamos el fuego a medio. Removemos de vez en cuando. En cuanto quede el arroz sin caldo volvemos a añadir otro cazo y repetimos otras dos veces (sería la medida de caldo, y no sobraría un cazo (1 cazo =140ml), pero si lo hemos hecho demasiado rápido puede que necesitemos poner algo más de caldo. El arroz debe de quedar al dente.

Antes de añadir caldo por última vez, ponemos las setas confitadas y mezclamos.

Un momento antes de apagar el fuego, añadimos  la mantequilla y mezclamos y hacemos lo mismo con el queso. Una vez bien integrado dejamos reposar 8 minutos.

Servimos el arroz  (si tenemos platos de risotto, vemos que es un arroz para servir en raciones moderadas) ponemos las lonchas de queso brie encima y acabamos con el foie rallado).

En casa es el risotto que más nos gusta, y si puede ser con un poquito de trufa ya levitamos.

Espero que os guste. 

Compartir este post

Repost 0
21 marzo 2017 2 21 /03 /marzo /2017 19:18

Las albóndigas son recetas  casi universales, las nórdicas (las famosas albóndigas de Ikea), las de la cocina árabe y oriental. En nuestra cocina tradicional hay distintas recetas, quizá porque con un mínimo cambio tenemos resultados distintos.

 

Entre tanta albóndiga ponerse de acuerdo es casi imposible.

Albóndigas con tomate

En casa a María las que más le gustan son de ternera con salsa de tomate, yo prefiero la salsa de cebolla, pero hay algo por encima de las diferencias que es que las albóndigas sean jugosas y blanditas.

Para conseguir unas albóndigas jugosas se  necesita añadirles ingredientes como cebolla frita,sofritos de verduras, pisto, queso que se funda bien, yema de huevo, y evitar poner harina o pan rallado en la masa.

Las de queso van muy bien para acompañarlas con pasta. Si usamos quesos curados lo mejor es rallarlos muy finos, si son tiernos o semi curados podemos picarlos en la picadora.

Ingredientes:

300 g de carne de ternera picada

100 g de queso

1 cebolla grande o 2 medianas

1 o 2 dientes de ajo (o ajo en polvo)

Perejil

1 huevo pequeño

Sal

Salsa de tomate casera

Aceite para freír

La salsa de tomate se hace con cebolla picada y pochada, ajo y si queremos perejil. Cuando esté bien pochada añadimos tomate triturado y cocemos unos diez minutos. si no nos gusta encontrar la cebolla, pasamos la salsa por la minipimer.

Hacemos un sofrito con la cebolla picada el ajo y el perejil.

Rallamos o picamos el queso.

Ponemos la carne picada en un bol  y añadimos la cebolla frita, el queso rallado, el huevo y la sal.

Mezclamos  con una cuchara hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

Formamos las albóndigas y las freímos directamente o ligeramente pasadas por harina.

Una vez fritas las pasamos a la sartén  con salsa de tomate.

Si las acompañamos con pasta, espolvoreamos con queso rallado y/u orégano.

Un plato completo rico para niños y adultos.

Espero que os guste.  

Compartir este post

Repost 0
20 marzo 2017 1 20 /03 /marzo /2017 14:38

Las verduras y hortalizas rellenas en casa nos gustan mucho, y salvo para las cebollas rellenas de bonito y las patatas rellenas que las hago a la manera tradicional, y que llevan horas, las preparo en olla rápida y así ya no cabe el pretexto de que dan mucho trabajo.

Uno de los rellenos que más me gustan para los pimientos es el de carne, foie y queso con arroz blanco. Para estos de tamaño mini, dejé el arroz de guarnición para que cupiera una cantidad razonable de relleno.

Ingredientes:

300 g carne picada de ternera

40 g cebolla frita

50 g foie (bloc  o micuit)

50 g queso rallado

1 cebolla grande

1 puerro

45 ml aceite (tres cucharadas)

Un chorro de vino blanco (opcional)

Sal /pimienta

Arroz blanco (guarnición)

Preparamos el relleno mezclando  la carne, cebolla frita, queso rallado, foie y sal. Amasamos para que queden  todos los ingredientes bien integrados. Reservamos.

Picamos la cebolla y el puerro en la picadora y lo ponemos a pochar en la olla con el aceite mientras rellenamos los pimientos.

Lavamos los pimientos y les cortamos la parte de arriba. Quitamos las semillas y con una cucharilla los rellenamos con la mezcla de carne, tapamos con el trozo que habíamos cortado y sujetamos con un palillo.

Cuando esté pochado el sofrito ponemos los pimientos en la olla y añadimos el vino blanco o agua. Ponemos sal si necesitan.

Tapamos la olla y cocemos 10-12 minutos. Dejamos que pierda presión y destapamos.

Sacamos los pimientos a un plato y dejamos evaporar la salsa con la olla destapada. Para que quede la salsa lisa, sin encontrarnos la cebolla podemos pasar la túrmix y dar un hervor.

Servimos los pimientos con la guarnición de arroz blanco y salseamos.

Espero que os guste.

Compartir este post

Repost 0
16 marzo 2017 4 16 /03 /marzo /2017 17:43

Me encanta cuando de un aprovechamiento surge una receta de éxito. Fue el caso de estas croquetas: había quedado un trozo de longaniza ibérica, ya un poco dura como para comerla en rodajas y María sugirió hacer unas croquetas.

He de reconocer que las hice sin demasiado convencimiento y pocas expectativas de éxito. Pero el resultado fue sorprendente y todos los que las probaron quedaron encantados (y yo también). Tanto que las he repetido  ya sin la etiqueta de aprovechamiento.

Mi teoría sobre las croquetas es que más allá del ingrediente está en hacer de una buena besamel. Con la harina bien cocida y espesada  a base de paciencia.

La proporción ideal para unas croquetas cremosas es 75 g de harina por litro de leche y 75 g de aceite o mantequilla o mitad y mitad.

Ingredientes:

200 g de longaniza ibérica de bellota

75 g de harina

1 l de leche

75 g de aceite de oliva

Sal

Huevo batido y pan rallado para rebozar.

Cortamos la longaniza en trozos y los picamos en la picadora (el tamaño depende del gusto personal). Reservamos.

Ponemos en el cazo o sarten donde vayamos a hacer las croquetas el aceite, calentamos y añadimos la harina, removemos con las varillas tres o cuatro minutos para que se haga sin que llegue a coger color.

A partir de aquí hay distintas formas de seguir haciendo las croquetas: añadir leche caliente o fría, añadirla a pocos o toda de golpe.

A mí me gusta ir añadiendo al principio poco a poco la leche para que la harina siga cociendo o tostando. Es cierto que así cuesta más trabajo porque se forma una bola de masa difícil de remover, pero me da la impresión de que es como más rica queda la besamel.

En estos primeros pasos uso una cuchara de madera y cuando ya está incorporada toda la leche cambio a unas varillas y pongo la sal.

Se cuece un mínimo de 20 minutos, y esa regla de que se cuece hasta que se despegue de la olla no me parece aplicable, primero porque para eso la bechamel debe de estar demasiado espesa y segundo porque ahora la mayoría de las sartenes son antiadherentes.  El punto para saber que está hecha es dejarla del espesor que queramos que nos quede la croqueta al llevarla a la boca.

Llegado ese punto, añadimos el chirizo y mezclamos bien. Sacamos a una fuente más bien plana y dejamos que enfríe cubierta con un film a piel.

Cuando la masa esté fría quitamos el film y con una cuchara vamos tomando porciones que pasamos ligeramente por pan rallado, huevo batido y de nuevo por pan rallado. Si las hacemos con la forma clásica alargada hay que insistir en rebozar bien los extremos para que no se abran al freír.

Hay quien las pasa por harina antes del huevo, pero me parece un contrasentido pasarse 40 minutos cociendo la besamel para al final ponerle harina cruda.

Con esta cantidad salen unas 40 croquetas de tamaño medio, o unas 25 redondas del tamaño de una pelota de ping pong  (4 cm diámetro).

Se fríen en aceite abundante y caliente (180º).

Solas pueden ser un aperitivo. Con una buena ensalada nos sirven de segundo plato.

Espero que os gusten.

Compartir este post

Repost 0
14 marzo 2017 2 14 /03 /marzo /2017 14:00

Aunque no hay estadísticas al respecto (cosa rara porque ahora se hacen estudios de casi todo),  nuestras despensas y frigoríficos son bastante similares en lo que atañe a productos básicos: yogures, azúcar, harina, pasta, huevos, arroz,  patatas, leche, fruta… en mi caso (casi)  siempre tengo una plancha de hojaldre.

Con el hojaldre podemos improvisar platos dulces o salados en unos minutos, para el postre de una comida imprevista, o para un aperitivo informal.

Los rollos de hojaldre admiten casi todos los rellenos, carne picada, un trocito de queso, salchicha, bonito… el de hoy es chistorra. Con una chistorra nos saldrán unos 12 rollitos.

Ingredientes:

Chistorra

Hojaldre

Huevo batido o leche para pincelarlos

Cortamos la chistorra en trozos regulares. Y los pasamos por una sartén bien caliente para desgrasar.

Extendemos el hojaldre y cortamos tiras del ancho de los trozos de chistorra.

En un extremo de la tira de hojaldre colocamos la chistorra y enrolamos dejamos medio cm para que monte, lo humedecemos para que se pegue y cortamos. Hacemos lo mismo con los demás trozos. Los vamos colocando en la bandeja de horno, separados entre sí para que al hornearse no se peguen.

Pintamos los rollos con huevo batido o con leche.Horneemos en horno precalentado a 180º  hasta que se vean bien dorados (18-20 minutos).

Sacamos a una bandeja y listos para tomar.

Espero que os guste.

Recetas con hojaldre:

                                     Rollos de hojaldre y carne picada

Hojaldres de carne

                                            tartaletas de mermelada

                                                  Tarta canastera

 

Compartir este post

Repost 0
Belenciaga Belenciaga - en Carnes aperitivos
Comenta este artículo

Autor

              Belenciaga

Buscar

El Blog

     Belenciaga paso a paso

  

Mis recetas paso a paso, con la única intención de mostrar que hacer un plato sabroso, sencillo y apetecible está al alcance de todos. Son recetas para el día a día, para una celebración familiar, o para una reunión de amigos...Los únicos ingredientes imprescindibles son el disfrute y el entusiasmo para hacerlas y el placer de compartirlas.                  

Gastromanía

prendes-078--corter---copia-copia-1.jpg

 Gastromanía  es un nuevo espacio en mi blog.                                     Una gran mesa virtual en la que podréis disfrutar los platos de   grandes  chefs.